900 122 592

club@clubdelafarmacia.com

Blog

Por favor, pasa, toma asiento, relájate y disfruta... Bienvenido al Club de la Farmacia

Este blog quiere poneros al día de las cosas que van sucediendo en el mundo de la farmacia y que creemos interesantes que sepáis. Consta de colaboradores de un altísimo nivel expertos en: gestión, asesoría legal, liderazgo de equipos, nutrición, merchandising, con apartados de farmacias que hemos encontrado por el mundo y que hemos considerado interesantes de mencionar y con el extra de los consejos de mostrador. De cadencia diaria, es un blog que quiere ser un motor de conversación e intercambio de conocimiento, para compartir inquietudes, consejos, ideas en forma de diálogo. Porque los blogs se nutren de vuestras aportaciones, es así como se hacen más grandes.

22
Octubre
2014

Quiero empezar un plan de formación en la farmacia ¿Qué debo hacer?

Escrito por: Dr. Enrique Granda

En nuestro mundo, el mundo de la Farmacia, los cambios se producen por dos vías: el constante desarrollo de nuevos medios terapéuticos y la influencia de nuevas tecnologías que alcanzan a cualquier forma de actividad del farmacéutico. La formación no termina cuando la persona alcanza un grado académico, bien lo sabemos; es una actividad continua que dura toda la vida.

 

La oferta de formación en este momento es inabarcable, y eso es bueno, por lo que obliga a establecer unas prioridades, de ahí la necesidad de plantearse un plan de formación para lo que es necesario establecer unos objetivos. Esos objetivos pueden dirigirse a la mejora del negocio y también a satisfacer aspiraciones personales, por lo que el plan de formación debe contemplar ambos aspectos.

 

La segunda premisa al plantear un plan de formación es que éste debe ser “negociado” con nuestros empleados para que tenga una alta aceptación, aunque para ello debamos ceder en algunas cuestiones relacionadas con las aspiraciones personales de cada uno.

 

Las fases de un plan de formación podrían ser las que se recogen la siguiente tabla, sin olvidar que tenemos que ser cuidadosos en valorar la calidad de los cursos y establecer un calendario para que pueda integrarse en nuestra actividad cotidiana sin demasiados problemas.

 

Quizá una cuestión nada desdeñable sea precisamente valorar la calidad de los cursos –dada la abundancia de oferta- y para ello, puede ser necesario entrar en contacto con otros farmacéuticos para contrastar hasta qué punto puede ser útil un curso para satisfacer nuestros objetivos.

 

La formación continua es una necesidad que se agudiza en el ejercicio de una profesión como la farmacéutica con alto contenido científico y técnico, pero no es algo diferente a cualquier otra profesión o actividad: es una característica del mundo en que vivimos tal como lo describió magistralmente Alvin Toffler en su obra “La tercera ola”[i]. Si a esto añadimos que la formación es imprescindible para el desarrollo de nuestro negocio y la relación con nuestros clientes el contar con un plan de formación y saber cómo abordarlo se convierte en una necesidad.

 

 

Plan de formación

 

 

 


[i] Alvin Toffler, La tercera ola, Plaza & Janés, Barcelona 1980.

19
Octubre
2014

Soy un experto: el Farmacéutico y su marca personal como valor diferencial

Escrito por: Por Adrián Velasco, Director de Arte de Healthsigners

La Farmacia, como marca, debe basar su construcción en diferentes parámetros: su filosofía, su entorno, sus públicos… Pero entre todos ellos destaca un elemento que es la base de su valor diferencial respecto a la competencia. Se trata, por supuesto, del farmacéutico y su propia marca personal.

 

El posicionamiento del farmacéutico y como lo construye marcará de manera significativa el éxito de su empresa. Y para lograrlo, el Titular debe tener claros estos dos puntos:

 

Como profesional, ¿quién soy?

El Titular debe tener muy en claro qué es lo que te diferencia del resto, cuál es su especialidad. Construir su posicionamiento basándose en sus habilidades y áreas profesionales que más y mejor pueda desarrollar. Como primera línea de salud en su entorno, definir los campos en los que poder actuar como “consultor” propiciará la fidelidad de dos de sus principales públicos: el paciente (que le tendrá siempre en cuenta como experto) y el Laboratorio (que tendrá en él un apoyo para la venta de su producto). Es decir, cuanto más definido tenga su campo de actuación, más fácil será encaminar la estrategia de su Farmacia como empresa.

 

Vale, soy una marca, ¿cómo me comunico?

Como marca, el Titular tiene que contar lo que hace. Si no le damos voz a nuestro concepto, pasaremos completamente desapercibidos. Para ello cuenta con diferentes herramientas que proporcionen voz y visibilidad a su concepto:

-       Experiencias de marca, como seminarios o gabinetes especializados con sus pacientes, en el que poder demostrar sus habilidades de manera directa, enfocándose en un problema concreto de salud. Preparar charlas sobre nutrición o cosmética infantil (si somos especialistas en esta área) ayudará a grabar a fuego en nuestro público la imagen de especialista necesaria para convertirnos en su mejor opción.

-       Comenzar un Blog, con contenido que refuerce nuestras habilidades. Se trata de construir una biblioteca digital de consulta para facilitar a nuestros públicos el acceso a nuestro “Know how”. Se debe además compartir este conocimiento en todos los medios posibles, como las redes sociales (ya sean las destinadas a nuestro paciente, como puede ser Facebook; o a Laboratorios colaboradores como es el caso de Linkedin), medios impresos o páginas webs especializadas.

En definitiva, como especialistas, no construir su marca personal es dejar que como profesionales se les defina a través de descripciones genéricas, convirtiéndose en un producto genérico. Es decir, sin ningún atractivo concreto y a granel.

Como dijo el escritor Dale Carnegie, “encuéntrate y sé tú mismo; recuerda que no hay nadie como tú”.

15
Octubre
2014

En clave Retail: el poderoso impacto de la primera impresión

Escrito por: Estrella Fernández, Consultora en Marketing y Retail

Un breve instante delante de una persona suele bastar para formarnos una primera imagen de ella. Esta imagen, aunque no exacta, tiende a perdurar en el tiempo, porque nuestros sentidos irán buscando información que sostenga la impresión inicial.

Este  mismo mecanismo de juicio rápido es el que utiliza nuestro cerebro para, en cuestión de segundos, decidir si un comercio nos gusta o no nos gusta. Los estudios sugieren que 2 segundos después de entrar en una tienda, el 70% de las personas sabe si comprará alguna cosa.

Sin medir el tiempo exacto, este es un dato que compruebo una y otra vez al organizar visitas a tiendas – Retail tours- con estudiantes y clientes. De forma casi inmediata, la mayoría de ellos “saben” si comprarán o no. Y no es tan importante el hecho de que finalmente pasen por caja –que puede depender de más factores-, sino esta casi certeza que se genera en la entrada de que allí “hay algo para mí”.

Los retailers tienen a su disposición técnicas que ejercen su influencia de forma automática y sutil, activando pensamientos y actitudes en sentido positivo o negativo. Y los compradores no podemos controlarlo,  porque no nos damos cuenta. Estas técnicas forman parte de la estrategia de entrada de una tienda.

Revisemos aquí dos de estas técnicas, utilizadas para atraer compradores y sellar su primera impresión:

1- Las puertas abiertas

Está demostrado que una puerta abierta duplica la probabilidad de que la gente entre en un comercio, y este aumento de tráfico genera hasta un 35% mas de negocio que una puerta cerrada.

Si nuestro objetivo es facilitar que el comprador dé esos pasos que traspasan el umbral de nuestra entrada, tendremos que esforzarnos en eliminar o minimizar las barreras que dificulten la transición calle/tienda. Hacer que la entrada invite. Una vez dentro, retroceder es más difícil, pero aun así, el cliente se sentirá más cómodo porque conserva la sensación de control del espacio.

2- El efecto Priming

Priming se refiere al hecho de que la exposición a algún estímulo influye en el comportamiento de una persona más adelante, sin ser esta persona consciente de que lo primero está guiando su conducta.

Por ejemplo, cuando un individuo ve la palabra “rojo” será más rápido que otras peronas que no la han visto, en reconocer posteriormente la palabra “fuego”. Esto sucede porque “rojo” y “fuego” están estrechamente asociados en la memoria.

 

¿Y esto qué tiene que ver con una tienda? Pues mucho. Hace tiempo que sabemos que el tipo de música determina el tipo de producto comprado y hay estudios concretos que muestran aumentos en las ventas de vinos de distinto origen en función de la música ambiente. Pero no solo la música afecta.

El efecto Priming en la estrategia de entrada marca nuestra primera impresión y determina la actitud que nos acompañará en el resto de la visita al punto de venta.

 

No es casualidad que los supermercados más sofisticados pongan los productos frescos – y las flores- en la entrada. Al hacerlo, nos evocan pensamientos y asociaciones de frescura y nos inyectan un mensaje en nuestra mente sobre lo que podemos esperar entrando ahí.

 

Poner  los precios bien visibles comunica transparencia que, a su vez, genera confianza. Las ofertas a la entrada transmiten economía y ahorro y nos invitan a explorar entre lineales.

 

En cualquier caso, la estrategia de entrada ha de estar diseñada para dirigir el tono de la tienda y comunicar el mensaje que el retailer quiera transmitir.

Normalmente en las farmacias somos buenos para atender a los clientes que lo solicitan y nuestro enfoque se centra en la asistencia. Pero tenemos que encontrar mejores formas de comunicar lo que está disponible adentro desde el exterior y las primeras impresiones lo son todo.

¿Cuál es la primera impresión que un comprador se lleva cuando visita o pasa por mi farmacia? ¿Es fácil entrar? ¿Es esta impresión un reflejo fiel de cómo quiero ser percibido? ¿Comunico en mi estrategia de entrada lo que está disponible dentro?

 

Impresión entrada

12
Octubre
2014

Gestión de la categoría capilar en la farmacia

Escrito por: Luis de la Fuente, Socio Director de Mediformplus

Gestionar adecuadamente una categoría, requiere conocerla a fondo previamente a través de un análisis objetivo y eficiente. Para ello, se hace esencial trabajar una serie de puntos que favorezcan su rotación.

Uno de los factores primordiales que debemos tener en cuenta a la hora de gestionar la categoría de capilar es la estacionalidad que sufre el ciclo del cabello. En determinadas temporadas, como en otoño, el cabello se cae más a consecuencia de la finalización del ciclo capilar.

Son precisamente estas fechas las que debemos aprovechar para colocar nuestro producto de forma estratégica en nuestra Farmacia, de manera que podamos regular también el paso por otras zonas con menor frecuencia de paso.

Además, es de vital importancia gestionar correctamente el marketing de esta categoría, empezando por un escaparate visible y atractivo, que recuerde que en estas fechas se cae más el cabello y necesita ayuda para fortalecerse. De esta manera, estaremos creando un impacto por necesidad en todos los viandantes que pasen por delante del escaparate, aumentando no sólo las ventas de este producto, sino aumentando el tráfico hacia el interior de nuestra Farmacia posibilitando la recomendación de otros productos complementarios.

Tampoco debemos olvidar la promoción y comunicación en el punto de venta. Colocar de forma estratégica todos elementos como cartelería, lonas, stoppers y demás elementos publicitarios nos será de gran ayuda para incrementar las ventas de la categoría.

En esta categoría, como en cualquier otra, es imprescindible trabajar de forma exhaustiva la venta cruzada. El cuidado capilar requiere de un conjunto de productos que puedan reparar el cabello, hidratarlo, fortalecerlo, etc. Es imprescindible para una gestión adecuada favorecer estas combinaciones de productos, mejorando la efectividad de los mismos y por lo tanto, la satisfacción de nuestros clientes.

En al medida de lo posible, haremos un seguimiento de la efectividad de los mismos. De esta forma podremos ir adecuando el tratamiento con productos más específicos para cada etapa de su necesidad capilar, garantizando que nuestro cliente no abandone el tratamiento al sentirse satisfecho por el resultado y arropado por el interés y el seguimiento terapéutico del farmacéutico.

En definitiva, gestionar adecuadamente la categoría de capilar pasa por un adecuado conocimiento del mercado y de sus productos, una atención muy personalizada a nuestros pacientes con un seguimiento activo de ellos, y además, aprovechar la estacionalidad del ciclo de cabello con una publicidad en el punto de venta bien diseñada e implementada.

09
Octubre
2014

Consejos fiscales expertos para este último trimestre del año

Escrito por: Juan Antonio Sanchez. Economista Asesor Fiscal y Socio Coordinador ASPIME, S.L.

No acordarse de Santa Bárbara cuando truena.

En un periodo del año como el actual, cuando aún quedan más de dos meses para el final de ejercicio, resulta básico chequear la aplicación de uno de los mejores incentivos fiscales aplicables a la oficina de farmacia : la reducción del 20% de rendimiento en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) por mantenimiento o creación de empleo.

Este método de ahorro fiscal se introduce en nuestra fiscalidad en 2009 con un horizonte de vigencia temporal inicial hasta 2011.

La situación económica por la que ha pasado (y esta pasando) nuestro país, animo a las autoridades fiscales a prorrogar su aplicación  durante los años 2012, 2013 y el vigente 2.014.

Uno de los principales requisitos para facultar esta reducción impositiva, consiste (a nivel general) en conseguir que el promedio plantilla anual de la farmacia en 2.014, sea igual o supere a dicho índice en 2.008.

La experiencia nos ha demostrado que es muy importante ir chequeando de forma recurrente durante el año y no hacerlo cuando quedan solo unos días.

La temporalidad del empleo en las oficinas de farmacia ocupa un porcentaje respetable y puede darse el caso que por no haber “estado pendiente” de este baremo, desaprovechemos un ahorro fiscal considerable que el farmacéutico agradecerá el próximo mes de junio de 2015.

Esta cifra promedio puede obtenerse de forma telemática y con todas las garantías jurídicas a través de la web de la seguridad social. Para ello será necesario el código cuenta cotización de la farmacia.

Recomiendo que trimestralmente se consulte este promedio y así la farmacia estará “avisada” de sus posibles desviaciones ante el promedio de plantilla generado en 2008, el cual es objeto de comparación. Si dicha desviación no es significativamente grande, siempre se podrá valorar algún movimiento (ampliación de horas a algún trabajador, alguna contratación temporal, etc.) que nos haga sopesar, si “sale a cuenta” por el ahorro fiscal generado.

Pero evidentemente, no podemos hacerlo cuando falten pocos días para acabar el año, ya que el margen de actuación será prácticamente imposible.

Más relevante supone este año la obtención de este ahorro tributario en la farmacia, ya que a dia de hoy, no está asegurada la ampliación del citado incentivo al próximo año 2.015.

Durante esta semana en la que se debaten las 470 enmiendas registradas por los grupos parlamentarios a la inminente reforma fiscal 2015, varios colectivos como la Asociación de Autónomos ATA, han pedido al gobierno que en base a los principales motivos de la reforma tributaria (mayor renta disponible en los contribuyentes y bajada del paro) no elimine los incentivos fiscales al mantenimiento y creación de empleo.

Pero en fiscalidad….como en botica…..todo puede pasar, por lo que haciendo caso a una de las frases preferidas de mi abuela, no te acuerdes de santa bárbara cuando truena….chequea tu promedio plantilla de forma periódica y así tendrás mayor seguridad de “darle un buen pellizco” a tu próxima factura ante el fisco

Escribe:
Inma Riu
Social Media Manager

Más firmas

NUBE DE KEYWORDS

    Twitter

    Hemeroteca

    Selecciona mes de publicación