900 122 592    club@clubdelafarmacia.com

Iniciar sesión

¿Has olvidado la contraseña?

Líneas en el escaparate de la farmacia

11 Febrero 2016

Escrito por: Salvador Ferrando

  La entrada de hoy está elaborada íntegramente por Salvador Ferrando, especialista en escaparatismo y visual merchandising  y autor del blog de Admira. A la hora de preparar un escaparate en la farmacia se suele recurrir a elementos decorativos adquiridos en tiendas y bazares olvidándose de lo realmente importante. ¿Qué es lo realmente importante? El producto, y para él debe ser todo el protagonismo (excepto si se persiguen objetivos diferentes). Si los pintores antes de empezar su obra se sitúan delante del cuadro en blanco y los escritores hacen lo propio con la hoja, la persona encargada de trabajar el escaparate de la farmacia debe hacerlo con el espacio que este ocupa. Conocer sus dimensiones (altura, anchura, profundidad), sus características y sus peculiaridades para poder visualizar el espacio en el que creará su composición. La composición es el proceso a través del cual organizamos los elementos que forman el escaparate para que funcionen como un todo. De ella depende el resultado final. Podemos hablar de dos grupos de composiciones: 1.- Composiciones simétricas.   Marcando un eje central imaginario, los elementos y productos se distribuyen de igual manera a un lado y al otro del escaparate.   Ejemplo de escaparate con composición simétrica    Escaparate simétrico   2.- Composiciones asimétricas . A diferencia de la anterior, los elementos no se distribuyen de la misma manera a un lado y al otro del eje imaginario. Con este tipo de composición podemos dar mayor relevancia a cualquier punto del escaparate que nos interese. Estas composiciones son muy frecuentes, pero deben tener en cuenta el equilibrio entre los elementos y su armonización con el conjunto. Ejemplo de escaparate con composición asimétrica Escaparate asimétrico Del mismo modo que hemos trazado un eje imaginario en el escaparate, trazar lineas visuales imaginarias nos ayudará a exponer mejor los productos y elementos decorativos. Para el diseño de un buen escaparate es necesario, a parte de la creatividad, una técnica que permita realizar un diseño efectivo y atractivo. Existen diferentes técnicas de composición que provocan sensaciones diferentes en las mentes de los que las visualizan. La creación de figuras geométricas con las líneas visuales imaginarias es una de ellas. Nombraremos algunos ejemplos de las más utilizadas, pero existen infinidad de posibilidades. 1.- Triángulo y pirámide. De las más utilizadas y facilmente detectable. Transmite aplomo y seguridad. Ejemplo de escaparate con composición piramidal Composición piramidal En la composición piramidal el centro se convierte en el punto de mayor impacto visual. Es en ese punto dónde colocaremos el producto estrella y a su alrededor el resto. 2.- Cuadrado o rectangular  También es bastante utilizada para colocar producto en la zona central del escaparate, pero deberemos tener cuidado de no cargarlo demasiado con elementos que resten importancia al producto. Transmite solidez, fuerza y equilibrio. Se puede utilizar el rectángulo de manera horizontal, de manera vertical o como rombo según las posibilidades de nuestro escaparate.   Ejemplo de escaparate con rombo Composición rectangular Y para saber más, os recomendamos la lectura del libro disponible en la Farmateca del Club de la Farmacia: Atravesando el Cristal con consejos e ideas para sacar el máximo provecho al vendedor silencioso               El escaparate debe de ser un seductor y hacer una llamada al deseo de adquirir ese producto expuesto, por lo que debe de ser atractivo en su conjunto.    

Venturas y desventuras en una farmacia: 1983 ¿qué pasa con las recetas?

08 Febrero 2016

Escrito por: Dr. Enrique Granda

Seguimos desgranando el libro del Dr. Enrique Granda: Venturas y desventuras de una farmacia, que podéis encontrar completo en la Farmateca de El Club de la Farmacia, en este enlace. En esta ocasión, nos trasladamos a los años ochenta para aprender que fue en esa época cuando nació el código nacional de los medicamentos y que eran los años del cambio y de la conciencia social junto a la entrada del consumo de las drogas, particularmente de la heroína. Venturas y Desventuras de una farmacia   Y llegó 1983, el año de la renovación. Me casé —con Pedro, claro— y reformé la farmacia. La verdad es que la mayoría de las oficinas de mi entorno estaban entonces inmersas en reformas. La gente quería diseño y no podía quedarme atrás. Encargué a un arquitecto amigo, recién licenciado, un establecimiento a la medida de los nuevos tiempos en los que el socialismo nos ofrecía un nuevo horizonte. Mi pareja —éramos modernos y queríamos cambiarlo todo— tenía buenos contactos en el mundo del diseño, y lo cierto es que la farmacia nos quedó de fábula con las nuevas cajoneras correderas… ¡qué gran invento! Todo en colores suaves, pero con un toque de neón y un gran escaparate en el que echamos el resto. En cuanto a los cambios, creo que por entonces se implantó el código nacional, más poco o nada se modificó en nuestra forma de gestión y seguíamos teniendo problemas. Las recetas caían después de muchos años de aumentar y las drogas, particularmente la heroína, se habían convertido en un problema generalizado en mi barrio. Yo lo que hice fue convertirme en la farmacia de referencia para las familias en las que había algún problema con las drogas… y realmente creo que hice una gran labor aquellos años… que hoy todavía recuerdan algunos de mis pacientes. Lo cierto es que me vine arriba con el rechazo constitucional a la libre apertura de farmacias, que hubiera cambiado el modelo sin ningún beneficio para los pacientes. Tenía confianza en el futuro y por ello me gasté en la reforma el dinero que debería haber guardado para tiempos peores. Pero eran los años del cambio y de la conciencia social. Por aquellos tiempos acudíamos a todas las reuniones que convocaba el Colegio y participábamos en todos los debates.  

Trabajar la dermo sin dermoanalizador. También se puede.

03 Febrero 2016

Escrito por: Nuria Fervienza

Muchas veces me encuentro con que los compañeros de otras farmacias piensan que tener un dermoanalizador es imprescindible para trabajar de forma adecuada la categoria de dermofarmacia. Por mi experiencia de muchos años ya trabajando esa categoría sin contar con el apoyo de uno, puedo aseguraros que no es cierto. Está claro que si dispones del personal y del espacio adecuados, el dermoanalizador es muy útil y nos puede ayudar a darle un plus de profesionalidad al consejo dermofarmaceutico. Pero como comentaba antes, no es imprescindible y menos en estos tiempos de crisis del sector farmacia. Lo que sí que es imprescindible es dedicarle tiempo. Lo primero para poder trabajar correctamente la categoría (cualquier categoría, en realidad) es: 1- conocer muy bien los productos que vas a trabajar, 2- formarse adecuadamente, 3-conocer, o mejor aún probar, sus texturas, sus resultados y la experiencia de uso. 4-elegir como mínimo una marca dermatológica y otra un poco más cosmética, que nos permitan cubrir las necesidades de nuestro público. 5-si ya tienes implantadas varias marcas o tu área de influencia te permite hacerlo, completaras la oferta con alguna marca premium o de tipo selectivo. DErmocosmética Por supuesto, para poder atender adecuadamente las demandas de nuestros clientes, debemos conocer las novedades y productos de moda de otros canales y de otras marcas que no trabajamos. De este modo, aunque no tengamos el producto requerido siempre podremos indicar con cual de los que sí tenemos, el cliente podría cubrir la misma necesidad. Ante un cliente lo primordial siempre es realizar una correcta escucha, comprender lo que nos está pidiendo y cuales son sus principales preocupaciones con respecto a su piel. Una vez realizado este paso para identificar su tipo de piel (no lo preguntéis directamente, si los profesionales somos nosotros, debemos ser capaces de decirle como tiene la piel) debemos fijarnos en su aspecto: Si tiene la piel con brillos, apreciamos poros dilatados con alguna espinilla o puntos negros, notamos una cierta flacidez o descolgamiento en el ovalo facial o presenta pocas arrugas pero muy marcadas principamente a nivel del surco nasogeniano y del contorno de ojos, estaremos ante una piel mixta o grasa. Si tiene la piel fina, apreciamos descamación o nos indica que nota tirantez, presenta irritación, poros cerrados, piel mate o presenta arrugas diferentes de las del punto anterior, y en mayor cantidad, estaremos ante una piel seca. Sino se ajusta a ninguno de los perfiles anteriores, estaremos ante una piel normal. Fíjate también en si notas alguna mancha, si el tono de la piel no es uniforme o si tiene la piel apagada. Packaging-seduce-el-gusto Además de mediante la observación es conveniente hacerle una serie de preguntas que nos sirvan para confirmar o asegurarnos en caso de tener alguna duda y para conocer que problema o preocupación tiene respecto a su piel: ¿cómo nota su piel? ¿cómo se cuida la piel? ¿con qué productos (nos importa más el producto que la marca)? ¿tiene tirantez después de limpiarla? ¿se nota brillos a lo largo del día? ¿qué protección solar utiliza? Mediante este cuestionario logramos rápidamente información sobre sus hábitos de higiene facial y veremos si son o no correctos para poder corregirlos o completarlos si es necesario. Al conocer su rutina tendremos una idea de lo poco o mucho que cuida su piel y si sigue los pasos de cuidado correctamente, con lo que podremos indicarle como mejorar el uso de sus productos y con cuales serÌa conveniente complementarlos. El uso o no de fotoprotección todo el año, y el indice utilizado nos indicar el riesgo de fotoenvejecimiento y de aparición de manchas. El resto de las preguntas nos ayudar·n a confirmar el tipo de piel. Es muy importante escuchar atentamente y dejar que hable con calma y confianza sobre el tema, productos que ha utilizado, como los aplica, como le han ido, hábitos de maquillaje, etc. Cuanto más información nos de, más sencillo nos resultará descubrir sus necesidades y poder ofrecer algún producto que las cubra. La época del año en que nos encontremos también influirá sobre el estado de la piel y la aparición de ciertas patologías: manchas, deshidratación, acné, atopia, ... No olvidemos que cada piel es diferente y reacciona de distinta manera a los tratamientos, ni que no existen protocolos que sirvan para todos los casos, por lo que siempre hay que personalizar las indicaciones y hacer un seguimiento correcto. Y tú, ¿utilizas dermoanalizador en la farmacia? ¿Te parece imprescindible?

Los gestos también venden: Comunicación no verbal y atención al cliente en la Farmacia

31 Enero 2016

Escrito por: Fran Velasco

Una cosa está clara: la comunicación es un elemento fundamental del proceso de venta. Si pensamos en las diferentes fases del proceso de venta en la Farmacia, desde el saludo en la Apertura, y terminando por el “Hasta la próxima” del cierre, pasando inevitablemente por la Argumentación, utilizamos continuamente el lenguaje. Pero, ¿crees que es la única manera de comunicar que tenemos?. Rotundamente, NO.   En ocasiones, echamos a perder una venta porque, aunque nuestras palabras parezcan amables y bien elegidas, nuestro tono o la postura de nuestro cuerpo no son capaces de generar confianza en el cliente. Es decir, la comunicación no verbal, todo aquello que decimos sin utilizar las palabras, es sumamente importante para nuestro éxito. Es tan importante que se considera que, en una comunicación cara a cara con un cliente, el componente verbal es del 35 % aproximadamente frente al 65 % que se corresponde con la comunicación no verbal (gestos, movimientos, tono de la voz, etc.).   La buena calidad, el consejo experto y precio no son los únicos que intervienen en la decisión de compra de nuestro cliente. Nos gusta sentir que somos importantes y que el que nos atiende nos presta atención, y debe demostrarlo también con sus gestos. Lenguaje no verbal farmacia Para que el proceso de venta en la Farmacia tenga éxito, es imprescindible fomentar en el equipo la conciencia de que sin el cliente no existiría la botica, por lo que hay que potenciar una actitud positiva de servicio. ¿Cómo? Siguiendo estas claves en la Comunicación NO Verbal.  
  1. Establecer siempre contacto visual con el cliente. Para demostrarle, fundamentalmente que existe y que nos hemos dado cuenta de ello. No hay nada más frustrante que ir a “gastar dinero” a una tienda y que te ignoren. Si además contamos con que el cliente viene a la Farmacia con un problema de salud, peor. Si seguimos con el ordenador, al teléfono o con el Whatsapp (me ha pasado) es lo mismo que ignorarle. Esto provoca en el cliente una predisposición negativa hacia la Farmacia con un efecto claro: ni vuelven a venir, ni nos recomiendan a sus conocidos.
  2. Sonríe al dar la bienvenida. La sonrisa es el gesto de la amabilidad por excelencia y la mejor manera de “romper el hielo”.
  3. Escucha activa,  asintiendo en señal de comprensión.
  4. Salir del mostrador si es necesario, para mostrar un producto o guiar al cliente en su búsqueda por la superficie de venta.
  5. Moverse con gestos suaves, manejando de forma delicada el producto que tenemos en las manos. Si parece que lo vamos a tirar o a romper, podemos poner nervioso al cliente.
  6. Mantén una posición del cuerpo lo más elegante y positiva posible. Que no parezca que nos acaban de colgar de un perchero o que no podemos con el peso de nuestros brazos.
  7. Intentar mantener la voz en un volumen agradable y cálido. No estás en una lonja de pescado durante una subasta, no hace falta que grites.
  8. Cuida tu aspecto, siempre aseado y con el uniforme (sea una bata o no) en perfecto estado de revista. Pero no peques por exceso: no hace falta que lleves un litro de colonia, ya que el efecto puede ser el mismo que si hueles a sudor. El éxito está en encontrar la medida justa que sea agradable sin marear a quien esté a tu alrededor.
Para que todo funcione como debe en el acto de venta en el mostrador de tu Farmacia, cuida lo que dices y cómo lo dices, porque haciendo una versión de la famosa cita, “un gesto vale más que mil palabras”.  

Perspectivas Farmacia 2016 vs Sobrecoste fiscal IRPF 2015

28 Enero 2016

Escrito por: Juan Antonio Sánchez

Recordando mi lejano pasado universitario, me viene a la memoria, la difícil y rigurosa asignatura de Econometría. Una ciencia que mezcla la estadística, la teoría económica y las matemáticas. Esta materia intenta prever el comportamiento de la economía mediante modelos estadísticos. Al inicio de cada ejercicio económico, diferentes organismos públicos y privados, realizan sus previsiones de una forma macroeconómica, basándose en estos modelos econométricos. ¿Pero qué puede ocurrir en nuestro sector empresarial de oficinas de farmacia en 2016? Qué tipo de evolución tendrá nuestras principales macromagnitudes? ¿Tendremos de cara una fiscalidad favorecedora? Después de analizar numerosas cuentas de explotación en los últimos meses, puedo vislumbrar que por un lado, el crecimiento esperado del consumo no se ha consolidado de una forma exponencial en las ventas de las oficinas de farmacia españolas. Si analizamos el pasado año 2015, las farmacias españolas han podido crecer en ventas, de media, en la horquilla del 1,5-2%. Evidentemente después de la pendiente bajista de los últimos años, 2014 y el recién acabado 2015 insuflan algo de ánimo en las cuentas de las boticas españolas. Más que ánimo, digamos que supervivencia Perspectivas 2016 farmacia Ese crecimiento, además se ha generado en muchas ocasiones de una forma divergente. He encontrado disminuciones en las ventas a la Seguridad Social (provocadas por factores de precios y demográficos) que se compensaban con incrementos en la anhelada venta libre. Por el contrario, la eliminación de la reducción del 20% del rendimiento por mantenimiento de empleo, ha provocado un efecto no deseado en determinadas farmacias, que no prescindían de un determinado/a empleado/a por el ahorro fiscal que implicaba y durante 2015, al eliminarse este incentivo, han decidido reducir la variable de gasto de personal. Nuestras autoridades fiscales se las prometían felices con las reforma fiscal a dos velocidades, en la que los tipos marginales volvían más o menos a 2011, pero….. : ¿Las oficinas de farmacia podrán amortiguar la eliminación del 20% con la bajada de tipos de IRPF? La respuesta sencillamente es : No. Por lo que recomendamos a los titulares de oficina de farmacia, que reserven la tesorería necesaria en los próximos meses de junio y noviembre para afrontar el probable “sobrecoste” impositivo al que se enfrentaran en la aplicación de la reforma fiscal. Paradojas del destino. En temas de posible crecimiento de facturación, es un hecho casi matemático, que una parte de la población activa, específicamente la que percibe salarios inferiores a 24.000 €/año, vio incrementada su renta disponible en 2015 y la verá en este año 2016, gracias a la baja de retenciones en sus nóminas. Pero… y si además de fijarnos en las ventas de la farmacia….bajamos al final de la cuenta de explotación y analizamos la “rentabilidad”. Es fácil encontramos en nuestro mundo, con lo que denominó “farmacias-gigante” en las que su ratio de rentabilidad no supera el 5%. Y para terminar, no podemos olvidar la moderada tendencia positiva de transmision de farmacias. En esta materia, la fiscalidad es prácticamente la misma al pasado año, pero se ha creado en los demandantes un espíritu de control previo muy positivo desde mi punto de vista. Es decir, no solo se atiende al parámetro de facturación, sino que se bucea en el universo económico del día a día de la farmacia: local, personal, stock, estacionalidad, et. Todo esto, pese a ralentizar la operación, proporciona un marco de mayor seguridad jurídica al comprador. Indudablemente, la aparición en 2015 de la nueva exención para mayores de 65 años ha remodelado el entorno de la planificación fiscal de la compraventa de farmacias. Incluso la propia Dirección General de Tributos, ya incluye una consulta vinculante de un caso verídico de una oficina de farmacia en la tesitura de la nueva exención mencionada (V3248-15 de 22/10/2015). Apostemos por un mantenimiento del crecimiento apreciado en el pasado año y si el consumo puede darle un empujoncito, pues bueno será….Y vaticinemos sobre todo un calendario “seguro” de cobros de las recetas dispensadas a la Seguridad Social. 2.016 : Alea iacta est  
Anteriores
Escribe:
Inma Riu
Social Media Manager

Más firmas

Hemeroteca

Selecciona mes de publicación

Categorías

Autores