Configuración de las Cookies

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento, para mantener tu sesión, personalizar los contenidos y para obtener estadísticas sobre el uso de la misma. Puedes ajustar tus preferencias de cookies (incluyendo su desactivación) o aceptarlas todas. Si necesitas saber más, lee nuestra Política de Cookies.

Cookies técnicas: Estas cookies son necesarias para que el sitio web funcione correctamente. ver más info

Son aquellas cookies que permiten la autenticación o el mantenimiento de la sesión del usuario registrado cuando navega por la página, las que se usan para mostrar videos, etc. No podemos apagarlas. Sin embargo, puedes configurar tu navegador para que bloquee o te avise acerca de estas cookies, pero algunas partes del sitio no funcionarán.

Cookies Analíticas:Utilizamos estas cookies para recopilar estadísticas anónimas sobre tu actividad en la Web y la actividad general de la Web. ver más info

La información recopilada nos permite optimizar la navegación a través de nuestra Web y brindarte el mejor servicio, es decir, el número de páginas visitadas, el idioma utilizado, la frecuencia de visitas, el tiempo de visitas o el navegador utilizado, entre otros.

Cookies de personalización: Estas cookies permiten que nuestro sitio web proporcione una funcionalidad y personalización mejoradas. Si no permites estas cookies, es posible que algunos de estos servicios no mejoren tu experiencia. ver más info

Queremos que tengas una gran experiencia en el Club de la Farmacia, enviarte y mostrarte los contenidos que realmente te interesan. Además, queremos que cualquier interacción que tengas con nosotros se personalice en función de tus intereses y preferencias, tus hábitos de navegación y comportamientos. Para hacerlo, necesitamos tu consentimiento para combinar datos de tu actividad, recopilados en la plataforma o recogidos de otras fuentes internas y externas, en canales digitales o fuera de ellos. Obtén más información sobre esto consultando nuestra Política de Privacidad.

Cookies de terceros. ver más info

Son aquéllas que permiten que los usuarios puedan interactuar con el contenido de plataformas de terceros (por ejemplo, plataforma de vídeo o botones de compartir).

Si el usuario tiene sesión iniciada en las redes sociales mientras navega por nuestra web, puede facilitar que alguno de los datos de su navegación queden registrados en esas redes sociales.

Además, algunas cookies pueden ser necesarias para compartir información de nuestra web en algunas de las redes sociales como LinkedIn, Twitter, Facebook, etc.

Si necesitas obtener más información, lee nuestra Política de Cookies.

Resfriado común

El resfriado común, también llamado catarro o constipado, es una infección vírica autolimitada del aparato respiratorio que produce inflamación de las vías respiratorias superiores (nariz, garganta, tráquea, laringe, senos nasales y oído), normalmente no acompañada de fiebre.

 

Descargar PDF para paciente


Definición y epidemiología del resfriado

El resfriado común es una infección vírica de las vías respiratorias altas, es decir, de la nariz y la garganta, sin afectar a los pulmones. De hecho, se trata de la infección respiratoria de vías altas más frecuente.(1) De promedio, los adultos se resfrían de 2 a 3 veces al año, mientras que los niños suelen hacerlo de 8 a 12 veces.(2)

Por lo general, se trata de una infección leve e inofensiva que remite espontáneamente al cabo de 3 a 7 días, si bien muchas personas presentan síntomas residuales —tales como tos, estornudos, flemas o congestión nasal— hasta al cabo de dos semanas.(2) Pese a ser una afección leve, es muy molesta y afecta a la calidad de vida de las personas que la padecen; además, puede derivar en complicaciones.(3)

Etiopatogenia del resfriado

Aunque más de 200 virus diferentes pueden provocar resfriado común, los rinovirus son su principal agente etiológico, siendo los responsables del 10-40 % de los casos.(4) Estos son más activos en otoño, primavera y verano. Otros causantes son los coronavirus —responsables del 20 % de los resfriados y que actúan mayormente en invierno e inicio de primavera— y los virus respiratorios sinciciales y virus paragripales —causantes del 20 % de los resfriados y que pueden llevar a infecciones más graves en niños, como la neumonía. Los agentes causales del 20 %-30 % de los resfriados, presuntamente víricos, se desconocen.(5)

A pesar de que, cuando una cepa determinada de un virus del resfriado infecta a una persona, esta última adquiere inmunidad a dicha cepa, la persona puede ser infectada por otros virus o cepas víricas; es por este motivo que podemos infectarnos múltiples veces al año.(2)

El virus del resfriado accede al cuerpo humano a través de la boca, los ojos o la nariz, pudiéndose transmitir de diferentes maneras:(2,6)

  • Contacto directo: las personas resfriadas suelen transportar el virus en sus manos, que permanecen vivos y son capaces de infectar a otras personas durante al menos 2 horas. Por lo tanto, una persona sana que contacte mano a mano con una de infectada puede contraer la infección al tocarse los ojos, nariz o boca.
  • Infección a través de partículas en superficies: algunos tipos de virus del resfriado pueden sobrevivir varias horas en las superficies, como pueden ser los teléfonos, las toallas o los picaportes.
  • Inhalación de partículas virales: una persona resfriada puede expulsar gotitas con partículas víricas al toser, estornudar o hablar. Una persona sana puede infectarse al estar cerca de la persona resfriada, si estas gotitas tocan su nariz, ojos o boca.

Los siguientes factores de riesgo pueden aumentar las probabilidades de resfriarse:(2,6–8)

  • Edad. Los niños menores de 6 años son los que tienen más probabilidad de resfriarse, en especial, si asisten a la guardería o a la escuela.
  • Sistema inmunitario debilitado. Tener una enfermedad crónica o el sistema inmunitario debilitado aumenta el riesgo de resfriarse.
  • Época del año. Aunque el clima frío o la exposición al aire frío no causan resfriados, estos sí son más comunes durante el invierno y el otoño.
  • Tabaquismo. La exposición al humo del tabaco produce resfriados más intensos y frecuentes.
  • Exposición. Estar cerca de un gran número de personas (p. ej, en la escuela o en un avión) aumenta la probabilidad de exposición a los virus del resfriado y, por tanto, de contagio.
  • Falta de sueño. Dormir poco o mal predispone a enfermar tras entrar en contacto con virus, como los del resfriado. La falta de sueño también puede ralentizar la recuperación tras infectarse.
  • Estrés. Los síntomas del resfriado común se deben a la liberación de citocinas proinflamatorias por parte del cuerpo en repuesta a la infección vírica. El estrés psicológico crónico afecta a la capacidad del cuerpo para disminuir dicha respuesta inflamatoria, lo que aumenta la predisposición a resfriarse, así como el grado de expresión de los signos y síntomas del resfriado.

Los mecanismos que dan lugar a algunos de los signos y síntomas del resfriado se describen en la siguiente figura:

Figura 1. Patogenia de los signos y síntomas del resfriado. Fuente: Byan C. Upper Respiratory Traxxt Infections and Other Infections o the Head and Neck [Internet]. University of South Carolina School of Medicine; 2015 [actualizado 2015; citado 19 nov 2020]. Disponible en: http://www.microbiologybook.org/Infectious%20Disease/Upper%20respiratory%20tract.htm

Síntomas y diagnóstico del resfriado

Los signos y síntomas del resfriado suelen empezar de forma gradual al cabo de 1 a 3 días después de infectarse, y constituyen la base de su diagnóstico, que es principalmente clínico; si se sospecha de infección bacteriana u otra enfermedad, sin embargo, se pueden realizar radiografías u otras pruebas para descartar otras causas de la sintomatología.(6,9,10)

El resfriado cursa con inflamación de alguna o todas las vías aéreas (nariz, senos paranasales, laringe y, a menudo, tráquea y bronquios); la faringitis suele presentarse de forma precoz, y pueden desarrollarse los siguientes signos y síntomas: malestar general, fiebre, rinorrea, congestión y picor nasal, estornudos, dolor de garganta, tos, afonía y dolor muscular, de oídos o de cabeza.(11)

De hecho, el catarro comparte muchos síntomas con otras enfermedades respiratorias, lo que hace indispensable la realización de un diagnóstico diferencial para distinguirlo de estas. En la siguiente tabla se muestran los signos y síntomas de diferentes enfermedades respiratorias, incluido el resfriado:

Tabla 1: Signos y síntomas del resfriado y cómo distinguirlo de otras patologías.

Fuentes: Adaptado de: 1. Degeorge KC, Ring DJ, Dalrymple SN. Treatment of the Common Cold. Am Fam Physician [internet]. 1 sep 2019 [citado 18 nov 2020]; 100(5):281-9. Disponible en: https://www.aafp.org/afp/2019/0901/p281.html; 2. European Centre for Disease Prevention and Control [internet]. Solna (Suecia): European Union; c2020. Questions and answers on COVID-19 [citado 18 nov 2020]. Disponible en: https://www.ecdc.europa.eu/en/covid-19/facts/questions-answers-medical-info; 3. OMS: Organización Mundial de la Salud [Internet]. Ginebra (Suiza): WHO; c2020. Preguntas y respuestas sobre la enfermedad por coronavirus (COVID-19); [citado 19 nov 2020]; [aprox. 13 pantallas]. Disponible en: https://www.who.int/es/emergencies/diseases/novel-coronavirus-2019/advice-for-public/q-a-coronaviruses

Complicaciones del resfriado

En la mayoría de casos, el resfriado no da lugar a complicaciones que resultan en enfermedades graves. Sin embargo, algunos virus causantes del resfriado pueden deprimir el sistema inmunitario o provocar una inflamación de la mucosa nasal o de las vías respiratorias, lo que puede, a su vez, dar lugar a infecciones víricas o bacterianas secundarias, tales como las descritas a continuación:(2)

  • Sinusitis: es una de las complicaciones más frecuentes, consistente en la inflamación e infección de los senos paranasales. Normalmente, está causada por virus y, en un 2 % de las ocasiones, por bacterias. Distinguir si su etiología es vírica o bacteriana es una tarea difícil, pues los signos y síntomas de ambas infecciones pueden ser similares; cabe recordar que la rinorrea espesa o amarillenta-verdosa no es indicativa de sinusitis bacteriana, sino que estos cambios de color forman parte del proceso del resfriado.
  • Infección aguda del oído (otitis media): vírica o bacteriana. Tiene lugar cuando los virus o bacterias entran en el espacio situado detrás del tímpano. Suele cursar con dolor de oído y, a veces, rinorrea amarilla o verde, o fiebre.
  • Asma: los resfriados pueden desencadenar crisis asmáticas.
  • Otras infecciones secundarias: destacan la faringitis estreptocócica, la neumonía, la bronquitis y la laringitis o la bronquiolitis en niños.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS:

  1. American College of Nurse-Midwives. The Common Cold. J Midwifery Womens Health [Internet]. 4 may 2019 [citado 18 nov 2020];64(3):359–60. Disponible en: https://doi.org/10.1111/jmwh.12966
  2. Sexton DJ, McClain MT. Patient education: The common cold in adults (Beyond the Basics). [actualizado 14 oct 2019; citado 19 nov 2020]. En: UpToDate [Internet]. Waltham (Massachusetts, EE. UU.): UpToDate, Inc. c2020. Aprox. 6 pantallas. Disponible en: https://www.uptodate.com/contents/the-common-cold-in-adults-beyond-the-basics
  3. SEFAC: Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria. Consejos para prevenir, tratar y diferenciar la gripe del resfriado [Internet]. Madrid (España): SEFAC; 15 dic 2011 [citado 18 nov 2020]. 2 p. Disponible en: https://www.sefac.org/sites/default/files/sefac2010/private/documentos_sefac/documentos/Ficha_ResfriadoGripeMOD_NOPERSV.pdf
  4. American Lung Association. Facts About the Common Cold [Internet]. Chicago (Illinois, Estados Unidos): American Lung Association; c2020. Facts About the Common Cold; [actualizado 23 oct 2020; citado 18 nov 2020];[aprox. 5 pantallas]. Disponible en: https://www.lung.org/lung-health-diseases/lung-disease-lookup/influenza/facts-about-the-common-cold
  5. DerSarkissian C. What’s Causing My Cold? [actualizado 8 may 2019; citado 20 nov 2020]. En: WebMD [Internet]. Nueva York (Estados Unidos): WebMD, LLC; c2005-2019. Aprox. 2 pantallas. Disponible en: https://www.webmd.com/cold-and-flu/cold-guide/common_cold_causes
  6. Mayo Clinic [Internet]. Rochester (Minesota, Estados Unidos): Mayo Foundation for Medical Education and Research; c1998-2020. Resfriado común – Síntomas y causas; 13 sep 2019 [citado 18 nov 2020]; [aprox 5 pantallas]. Disponible en: https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/common-cold/symptoms-causes/syc-20351605
  7. Olson EJ. Lack of sleep: Can it make you sick? [28 nov 2018; citado 10 nov 2020]. En: Mayo Clinic [Internet]. Rochester (Minesota, Estados Unidos): Mayo Foundation for Medical Education and Research; c1998-2020. Aprox. 1 pantalla. Disponible en: https://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/insomnia/expert-answers/lack-of-sleep/faq-20057757
  8. Cohen S, Janicki-Deverts D, Doyle WJ, Miller GE, Frank E, Rabin BS, et al. Chronic stress, glucocorticoid receptor resistance, inflammation, and disease risk. PNAS [Internet]. 17 abr 2012 [citado 19 nov 2020];109(16):5995-9. Disponible en: www.pnas.org/cgi/doi/10.1073/pnas.1118355109
  9. NHS: National Health Service [Internet]. Londres (Reino Unido): NHS; c2020. Common cold; [revisado 19 dic 2017; citado 19 nov 2020];[aprox. 5 pantallas]. Disponible en: https://www.nhs.uk/conditions/common-cold/
  10. Mayo Clinic [Internet]. Rochester (Minesota, Estados Unidos): Mayo Foundation for Medical Education and Research; c1998-2020. Resfriado común – Diagnóstico y tratamiento; 13 sep 2019 [citado 18 nov 2020]; [aprox 5 pantallas]. Disponible en: https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/common-cold/symptoms-causes/syc-20351605
  11. Portalfarma [Internet]. Madrid (España): Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos; c2020. Resfriado; 15 abr 2017 [citado 20 nov 2020]; [aprox. 2 pantallas]. Disponible en: https://www.portalfarma.com/Ciudadanos/Destacados_ciudadanos/Paginas/Re sfriado.aspx

El resfriado común, a pesar de ser una enfermedad generalmente leve y que remite de forma espontánea, es muy molesta, afecta a la calidad de vida y a la productividad laboral del paciente, y puede derivar en problemas de salud más graves.(1,2) Es por ello que la aplicación de medidas preventivas, así como de tratamientos y medidas higiénico-dietéticas para mitigar sus síntomas son los principales puntos de acción en su abordaje, en el cual el farmacéutico debe participar activamente.

Prevención

Aunque no existe ningún tratamiento preventivo para el resfriado, las medidas higiénicas constituyen la medida más eficaz para evitarlo, las cuales podemos recomendar desde la farmacia para reducir la propagación de virus, ya sean del resfriado o causantes de otras enfermedades respiratorias víricas: (2–5)

  • Lavarse las manos. El lavado de manos es una medida esencial y muy eficaz para prevenir la propagación y el contagio del resfriado (véase en la figura 1 cómo realizar un buen lavado de manos).
  • Utilizar desinfectante de manos a base de alcohol, en caso de no poderse lavar las manos con agua y jabón. Este debe aplicarse en toda la superficie de las manos, dedos y muñecas, hasta que se seque. Pueden utilizarse toallitas desinfectantes o bien desinfectante en formato líquido.
  • Desinfectar las superficies. Limpiar la encimera de la cocina y el baño con desinfectante, en especial si algún familiar está resfriado. Si hay niños en casa, lavar sus juguetes de forma periódica.
  • Evitar el contacto cercano con cualquier persona que esté resfriada. Si esto no es posible, evitar tocarse los ojos, nariz y boca tras el contacto directo con la misma.
  • Comer bien, practicar ejercicio, dormir lo suficiente y controlar el estrés puede ayudar a prevenir los resfriados.
  • Usar pañuelos de papel. Si el paciente está resfriado, debe estornudar y toser en los pañuelos de papel y desecharlos inmediatamente tras su uso. A continuación, lavarse bien las manos. Si no se tiene un pañuelo de papel a mano, utilizar la parte interna del codo para taparse la boca al estornudar o toser.
  • No compartir objetos. No compartir con personas resfriadas toallas, vasos, platos ni otros utensilios que se usen para comer.

Figura 1. Correcto lavado de manos. Fuente: OMS: Organización Mundial de la Salud. ¿Cómo lavarse las manos? [Internet]. Ginebra (Suiza): OMS; [2010; citado 22 nov 2020]. 1 p. Disponible en: https://www.who.int/gpsc/information_centre/gpsc_lavarse_manos_poster_es.pdf?ua=1

Tratamiento sintomático

A día de hoy, no disponemos de antivíricos para curar el resfriado. Tampoco los antibióticos son útiles contra los virus, por lo que no deben utilizarse, a menos que haya una infección bacteriana, y siempre deben dispensarse con receta.(6) Sin embargo, las medidas higiénico-dietéticas y el empleo de ciertos fármacos de venta libre (OTC, por sus siglas en inglés) pueden proporcionar un alivio temporal de la molesta sintomatología del resfriado; estos medicamentos deberían utilizarse desde el inicio de los primeros síntomas.(2,7)

Medidas higiénico-dietéticas:(1,6,8)

  • Descansar lo máximo posible, en especial durante la fase aguda del resfriado (del primer al tercer día).
  • Utilizar un humidificador o vaporizador de aire frío si el aire de las habitaciones está seco, para humedecer el aire y aliviar la congestión y la tos. Es importante mantener la higiene de dichos dispositivos para evitar la proliferación de bacterias y moho.
  • Realizar lavados nasales con solución salina en aerosol o gotas. En niños pequeños, succionar la mucosidad con un aspirador nasal o una pera de goma.
  • Aplicar lubricantes e hidratantes nasales en la zona externa de la nariz y en el interior de las fosas nasales para aliviar la irritación nasal y facilitar la regeneración del epitelio nasal. Los productos intranasales crean una película que contribuye a proteger las mucosas, previniendo la sequedad y la irritación nasal.(9)
  • Chupar pastillas para la tos o el dolor de garganta (excepto en niños menores de 4 años de edad).
  • Hacer gárgaras con agua salada (de un cuarto a media cucharadita de sal disuelta en un vaso de agua tibia de 120-240 ml), para aliviar temporalmente el dolor o picazón de garganta.
  • Tomar miel para aliviar la tos en adultos y niños a partir de 1 año de edad (a no ser que tengan diabetes).

 

 

Medidas farmacológicas:

Diversos fármacos se utilizan habitualmente en el tratamiento sintomático del resfriado:

  • Paracetamol. Generalmente, se utiliza para tratar el dolor de cabeza y de garganta. Sin embargo, en una revisión de Cochrane de 4 ensayos clínicos de calidad moderada a baja realizados en adultos se concluyó el paracetamol mejora la obstrucción nasal y la rinorrea a corto plazo, pero no el dolor de garganta, el malestar general, los estornudos ni la tos. En cambio, en los niños, otra revisión Cochrane determinó que el paracetamol, con o sin AINE, reduce su fiebre y también su malestar general.(2,4)
  • Antiinflamatorios no esteroideos (AINE). Los AINE, como el ibuprofeno y el naproxeno, se utilizan para tratar el dolor de cabeza y de garganta. En adultos, se ha demostrado (sobre todo, con ibuprofeno) que los AINE reducen el dolor de cabeza, de oreja, muscular, articular y los estornudos, pero no disminuyen la tos, la duración del resfriado ni el índice de síntomas totales del resfriado. Tanto en adultos como en niños, el ibuprofeno ha resultado ser más eficaz que el paracetamol para reducir el malestar provocado por la fiebre. En niños, se ha demostrado también que los AINE, con o sin paracetamol, reducen la fiebre, y que alternar ambos fármacos en niños con fiebre puede reducir el absentismo en la guardería. Cabe recordar la importancia de no administrar aspirina a la población pediátrica, por la posibilidad de Síndrome de Reye.(2,4,8)
  • Antibióticos. No deben utilizarse para tratar resfriados no complicados, puesto que estos son causados por virus.(2)
  • Antihistamínicos. Los antihistamínicos combinados con analgésicos y/o descongestionantes orales pueden ser eficaces para aliviar los síntomas del resfriado, si bien su efecto sobre la tos es limitado.(4,10,11) El beneficio es mayor durante los dos primeros días del tratamiento combinado, como es el caso de ebastina combinada con pseudoefedrina.(4,12) Los medicamentos que contienen ibuprofeno y pseudoefedrina pueden reducir la gravedad de los síntomas cuando se empiezan a tomar al poco tiempo de su presentación.(4,13) Los antihistamínicos en monoterapia no son eficaces para aliviar la tos, así como tampoco tienen un efecto clínicamente significativo sobre la mejoría general subjetiva del resfriado común ni sobre síntomas individuales como la congestión nasal, la rinorrea y los estornudos.(4,10,14)
  • Descongestionantes. Tanto los orales como los intranasales pueden aliviar la congestión nasal. Los de administración intranasal (p ej., oximetazolina) reducen la duración y la gravedad de la congestión nasal tras múltiples dosis; sin embargo, no deben utilizarse durante más de 3 días, porque puede provocar rinitis medicamentosa o congestión de rebote.(2,4)
  • Anticolinérgicos. En adultos, el bromuro de ipratropio inhalado ha demostrado reducir la tos persistente relacionada con infecciones respiratorias de vías altas. En niños, de acuerdo con la última revisión Cochrane realizada sobre el tema, el bromuro de ipratropio intranasal reduce la rinorrea, pero no la congestión nasal.(4)
  • Antitusígenos. La codeína no ha demostrado ser más eficaz que el placebo para tratar la tos asociada a infecciones respiratorias de vías altas en adultos o en niños. Además, debido a su potencial para causar efectos adversos graves, debe evitarse su uso en la población pediátrica. En el caso de otros antitusígenos opiáceos, como el dextrometorfano, hay pocos estudios en adultos que validen su eficacia; en niños, los estudios realizados con dextrometorfano han concluido que tampoco es más eficaz que el placebo, pero sí puede producir efectos adversos graves en este subgrupo de población. La cloperastina, en cambio, sí ha demostrado reducir la intensidad y frecuencia de la tos en niños, mejorando la duración y la calidad del sueño. Por otro lado, la levodropropizina, también ha demostrado reducir la tos asociada a infecciones respiratorias de vías altas en adultos y en niños. Estos dos últimos antitusígenos presentan un mejor perfil de seguridad que los primeros, al no deprimir el sistema nervioso central.(4,15,16)
  • Corticoides intranasales. No son más eficaces que el placebo para reducir la duración y la gravedad de los síntomas.(4)
  • Mucolíticos. La acetilcisteína y la carbocisteína parecen tienen cierto beneficio en las infecciones agudas de vías respiratorias altas en niños, y son seguras en mayores de 2 años.(4,17)

Evidencia científica de otros remedios:

  • Inhalación de vapores. En contra de la creencia popular, no se ha demostrado que inhalar vapor de agua hervida mejore los síntomas en las infecciones respiratorias de vías altas. En cambio, sí se han comunicado casos de quemaduras graves, especialmente en niños.(4,18)
  • Incremento de la ingesta de líquidos. A día de hoy, no se ha demostrado que esta medida sea beneficiosa para el resfriado; de hecho, en algunos estudios observacionales se ha observado que puede ser incluso perjudicial (se han reportado casos de hiponatremia). Además, un reciente estudio piloto observacional ha demostrado que no hay pruebas de que las infecciones respiratorias de vías altas, como el resfriado, estén asociadas a deshidratación, pese a la creencia popular (cabe tener en cuenta que los participantes de dicho estudio no tenían fiebre).(4,19)
  • Equinácea. Estudios de gran calidad no han podido demostrar que la equinácea reduzca la duración o la gravedad de los síntomas del resfriado.(2,4)
  • Probióticos. En un ensayo clínico aleatorizado realizado en ancianos, la administración diaria durante 3 meses de un producto lácteo fermentado que contenía Lactobacillus casei acortó las infecciones de vías respiratorias altas en 1,5 días.(4,20)
  • Vitamina D. Tomar suplementos de vitamina D a alta dosis (200 000 IU seguidos de 100 000 IU al mes) no disminuye la incidencia, la duración ni la gravedad de los síntomas de las infecciones respiratorias de vías altas.(4)
  • Vitamina C:
    • Como prevención de resfriados: La administración diaria de suplementos de vitamina C, a dosis ³0,2 g/día, no ha demostrado reducir la incidencia de la enfermedad. Sin embargo, podría hacerlo en poblaciones especiales, como las que tienen mucho desgaste físico (p. ej., corredores de maratones) y las personas con deficiencia subclínica de vitamina C. Sí se ha observado que la administración diaria de 1-2 g/día resulta en una reducción significativa de la duración de los resfriados (8 % en adultos y 14 % en niños), así como de la gravedad de los síntomas.(21)
    • Como tratamiento: Los estudios existentes sobre la administración de vitamina C tras el inicio de los síntomas para reducir la duración o la gravedad de los síntomas son poco homogéneos, por lo que hace falta investigar más sobre el tema para extraer conclusiones sólidas. Con la información actual, parece ser que el mayor beneficio se obtiene cuando la suplementación se inicia durante las primeras 24 horas tras el inicio de los síntomas y cuando el tratamiento se alarga durante, al menos, 5 días. Asimismo, un estudio demostró que tomar grandes dosis (8 g) de vitamina C durante el primer día del resfriado resulta en una mayor proporción de pacientes con resfriado de un solo día de duración comparado con los que toman una dosis menor (en el estudio, 4 g). Teniendo en cuenta todo esto y dado el bajo coste y la seguridad relativa de los suplementos de vitamina C, no es irracional que los pacientes con síntomas de resfriado comprueben por ellos mismos si la vitamina C les beneficia o no.(21)
  • Vitamina E. La administración diaria de 200 mg de vitamina E no reduce la incidencia de infecciones respiratorias de vías altas; de hecho, en ancianos puede empeorar los síntomas una vez que estas se desarrollan.(4)
  • Zinc. Varios metanálisis y un ensayo clínico aleatorizado sugieren que tomar un mínimo de 75 mg de acetato o gluconato de zinc al día alivia más rápidamente la tos y la rinorrea cuando el tratamiento se comienza durante las primeras 24 horas del inicio de los síntomas. En niños, 2 estudios con pocos pacientes concluyeron que tomar zinc ofrece un beneficio pequeño o no clínicamente significativo, aun con dosis frecuentes empezadas al primer día del inicio de síntomas.(4)
  • Aplicación tópica de pomadas con esencias de alcanfor, mentol o eucalipto. Su aplicación ha demostrado reducir la tos y la congestión, así como facilitar el sueño.(4)
  • Irrigaciones nasales. Las irrigaciones nasales constituyen un tratamiento seguro y eficaz para aliviar los síntomas del resfriado en niños. En ensayos clínicos aleatorizados de hasta 3 semanas de duración en niños de 6 a 10 años se ha demostrado una mejoría de los síntomas nasales y una reducción del uso de antipiréticos, mucolíticos y antibióticos, así como del absentismo escolar. En adultos, la eficacia de las irrigaciones nasales es incierta, puesto que sus efectos beneficiosos para el resfriado solo se sustentan en estudios de baja calidad.(4)
  • Miel. La miel alivia la tos y mejora la calidad del sueño en niños. No debe darse a niños menores de 12 meses ni a diabéticos.(4)
  • Ajo. No hay pruebas científicas suficientes para determinar los efectos preventivos o curativos del ajo en el resfriado común. Un estudio sugirió que el ajo puede disminuir la incidencia del resfriado, pero hacen falta más estudios para validar esta conclusión. Los argumentos a favor de su eficacia se sustentan en gran medida en estudios de baja calidad.(22)
  • Pelargonium sidoides (kaloba, geranio de Sudáfrica). Una revisión Cochrane concluyó que sidoides puede ser eficaz para aliviar los síntomas del resfriado en los adultos, pero con dudas al respecto, puesto que en el estudio incluido en dicha revisión, cuya calidad era muy baja, se demostró la eficacia del producto a los 10 días, pero no a los 5 días. Así pues, hacen falta más y mejores estudios sobre el tema.(4,23)

 

En el año 2019, la Academia Americana de Médicos de Familia (AAFP, por sus siglas en inglés) publicó una revisión del resfriado centrada en el tratamiento en la que se discutían múltiples medidas, tanto farmacológicas como no farmacológicas. Las conclusiones emitidas respecto a los tratamientos que pueden ser eficaces para los síntomas del resfriado en adultos o en niños se muestran a continuación:

Cuadro 1. Medicamentos eficaces para el tratamiento del resfriado en adultos y en niños. Fuente: DeGeorge KC, Ring DJ, Dalrymple SN. Treatment of the Common Cold. Am Fam Physician [Internet]. 1 sep 2019 [citado 22 nov 2020];100(5):281–9. Disponible en: https://www.aafp.org/afp/2019/0901/p281.html#afp20190901p281-b23

 

El papel del farmacéutico

La atención farmacéutica en el resfriado debe enfocarse a:

  • Educar al paciente sobre el resfriado, su historia natural autolimitada y su origen vírico, con el fin de promover el uso racional de los medicamentos.
  • Hacer hincapié en la importancia de minimizar la diseminación y el contagio, explicándole las medidas higiénicas para ello.
  • Dispensar un tratamiento sintomático adecuado según los síntomas predominantes del paciente y sus características (edad, presencia de contraindicaciones, etc.).
  • Derivar al médico cuando se considere oportuno (véase la figura 2).

Figura 2. Protocolo de tratamiento del resfriado. Algoritmo de decisión: criterios de derivación.
Fuente
: Adaptado de Encabo B, Fernández J, Gaminde M, Gracia L, Gurrutxaga A, Rodríguez E, et al. Gripe y resfriado protocolo [Internet]. Teruel (España): Colegio Oficial de Farmacéuticos de Teruel; [revisado 2017; citado 22 nov 2020]. 2 p. Disponible en: https://www.cofteruel.org/farmaceuticos/atencion-farmaceutica-formacion/protocolos-de-actuacion-y-guias/

 

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS:

  1. SEFAC: Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria. Consejos para prevenir, tratar y diferenciar la gripe del resfriado [Internet]. Madrid (España): SEFAC; 15 dic 2011 [citado 18 nov 2020]. 2 p. Disponible en: https://www.sefac.org/sites/default/files/sefac2010/private/documentos_sefac/documentos/Ficha_ResfriadoGripeMOD_NOPERSV.pdf
  2. Sexton DJ, McClain MT. Patient education: The common cold in adults (Beyond the Basics). [actualizado 14 oct 2019; citado 19 nov 2020]. En: UpToDate [Internet]. Waltham (Massachusetts, EE. UU.): UpToDate, Inc. c2020. Aprox. 6 pantallas. Disponible en: https://www.uptodate.com/contents/the-common-cold-in-adults-beyond-the-basics
  3. Mayo Clinic [Internet]. Rochester (Minesota, Estados Unidos): Mayo Foundation for Medical Education and Research; c1998-2020. Resfriado común – Síntomas y causas; 13 sep 2019 [citado 18 nov 2020]; [aprox 5 pantallas]. Disponible en: https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/common-cold/symptoms-causes/syc-20351605
  4. DeGeorge KC, Ring DJ, Dalrymple SN. Treatment of the Common Cold. Am Fam Physician [Internet]. 1 sep 2019 [citado 22 nov 2020];100(5):281–9. Disponible en: https://www.aafp.org/afp/2019/0901/p281.html#afp20190901p281-b23
  5. Schare RS. Resfriados (para Padres). [revisado nov 2020; citado 22 nov 2020]. En: Nemours KidsHealth [Internet]. Jacksonville (Florida, EE. UU.): The Nemours Foundation. c1995-2020. Aprox. 5 pantallas. Disponible en: https://kidshealth.org/es/parents/cold-esp.html
  6. Mayo Clinic [Internet]. Rochester (Minesota, Estados Unidos): Mayo Foundation for Medical Education and Research; c1998-2020. Resfriado común – Diagnóstico y tratamiento; 13 sep 2019 [citado 18 nov 2020]; [aprox 5 pantallas]. Disponible en: https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/common-cold/symptoms-causes/syc-20351605
  7. American Lung Association. Facts About the Common Cold [Internet]. Chicago (Illinois, Estados Unidos): American Lung Association; c2020. Facts About the Common Cold; [actualizado 23 oct 2020; citado 18 nov 2020];[aprox. 5 pantallas]. Disponible en: https://www.lung.org/lung-health-diseases/lung-disease-lookup/influenza/facts-about-the-common-cold
  8. CDC: Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades [Internet]. Atlanta (Georgia, EE. UU.): Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU.; [actualizado 2020]. Resfriado común. [revisado 19 jul 2020; citado 25 nov 2020]; [aprox. 5 pantallas] Disponible en: https://www.cdc.gov/antibiotic-use/community/sp/for-patients/common-illnesses/colds.html
  9. COFM: Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid [Internet]. Madrid (España): COFM; c2017. Cómo prevenir la sequedad nasal. 28 ene 2019 [citado 26 nov 2020]; [aprox. 2 p]. Disponible en: http://blog.cofm.es/como-prevenir-la-sequedad-nasal/
  10. Smith SM, Schroeder K, Fahey T. Over-the-counter (OTC) medications for acute cough in children and adults in community settings. 24 nov 2014 [citado 20 ene 2021];(11). En: The Cochrane Database of Systematic Reviews [Internet]. Hoboken (Nueva Jersey, EE. UU.): John Wiley & Sons, Inc. c2000-2021. 48 p. Disponible en: https://www.cochranelibrary.com/cdsr/doi/10.1002/14651858.CD001831.pub5/epdf/fullº Art. CD001831
  11. De Sutter AIM, van Driel ML, Kumar AA, Lesslar O, Skrt A. Oral antihistamine‐decongestant‐analgesic combinations for the common cold. 15 feb 2012 [citado 21 ene 2021];(2). En: The Cochrane Database of Systematic Reviews [Internet]. Hoboken (Nueva Jersey, EE. UU.): John Wiley & Sons, Inc. c2000-2021. 79 p. Disponible en: https://www.cochranelibrary.com/cdsr/doi/10.1002/14651858.CD004976.pub3/epdf/fullº Art. CD004976
  12. Robert M, Llorens M, García E, Luria X. Efficacy and tolerability of ebastine 10 mg plus pseudoephedrine 120 mg in the symptomatic relief of the common cold. Eur J Intern Med [Internet]. Jul 2004 [citado 20 ene 2021];15(4):242–7. Disponible en: https://doi.org/10.1016/j.ejim.2004.03.009
  13. Klimek L, Schumacher H, Schütt T, Gräter H, Mueck T, Michel MC. Factors associated with efficacy of an ibuprofen/pseudoephedrine combination drug in pharmacy customers with common cold symptoms. Int J Clin Pract [Internet]. 7 dic 2016 [citado 20 ene 2021];71(2):e12907. Disponible en: https://doi.org/10.1111/ijcp.12907
  14. De Sutter AIM, Saraswat A, van Driel ML. Antihistamines for the common cold. 29 nov 2015 [citado 21 ene 2021];(11). En: The Cochrane Database of Systematic Reviews [Internet]. Hoboken (Nueva Jersey, EE. UU.): John Wiley & Sons, Inc. c2000-2021. 74 p. Disponible en: https://www.cochranelibrary.com/cdsr/doi/10.1002/14651858.CD009345.pub2/epdf/fullº Art. CD009345
  15. Zanasi A, Lanata L, Fontana G, Saibene F, Dicpinigaitis P, De Blasio F. Levodropropizine for treating cough in adult and children: A meta-analysis of published studies. Multidiscip Respir Med [Internet]. 31 may 2015 [citado 29 nov 2020];10(1):19. Disponible en: https://mrmjournal.biomedcentral.com/articles/10.1186/s40248-015-0014-3
  16. Manti S, Tosca MA, Licari A, Brambilla I, Foiadelli T, Ciprandi G, et al. Cough Remedies for Children and Adolescents: Current and Future Perspectives. Pediatr Drugs [Internet]. 15 sep 2020 [citado 29 nov 2020];22(6):617–34. Disponible en: https://link.springer.com/article/10.1007/s40272-020-00420-4
  17. Chalumeau M, Duijvestijn YCM. Acetylcysteine and carbocysteine for acute upper and lower respiratory tract infections in paediatric patients without chronic broncho-pulmonary disease. 31 may 2013 [citado 28 nov 2020];(5). En: The Cochrane Database of Systematic Reviews [Internet]. Hoboken (Nueva Jersey, EE. UU.): John Wiley & Sons, Inc. c2000-2020. 3 p. Disponible en: https://www.cochranelibrary.com/cdsr/doi/10.1002/14651858.CD003124.pub4/epdf/abstract. N.º Art. CD003124
  18. Belmonte JA, Domínguez-Sampedro P, Pérez E, Suelves JM, Collado JM. Severe burns related to steam inhalation therapy. An Pediatr [Internet]. Feb 2015 [citado 26 nov 2020];82(2):95–9. Disponible en: https://www.analesdepediatria.org/en-severe-burns-related-steam-inhalation-articulo-S2341287914001343
  19. Eccles R, Mallefet P. Observational study of the effects of upper respiratory tract infection on hydration status. Multidiscip Respir Med [Internet]. 31 oct 2019 [citado 26 nov 2020];14(1):36. Disponible en: https://mrmjournal.biomedcentral.com/articles/10.1186/s40248-019-0200-9
  20. Guillemard E, Tondu F, Lacoin F, Schrezenmeir J. Consumption of a fermented dairy product containing the probiotic Lactobacillus casei DN-114001 reduces the duration of respiratory infections in the elderly in a randomised controlled trial. Br J Nutr [Internet]. 14 ene 2010 [citado 26 nov 2020];103(1):58–68. Disponible en: https://doi.org/10.1017/S0007114509991395
  21. Bucher A, White N. Vitamin C in the Prevention and Treatment of the Common Cold. Am J Lifestyle Med [Internet]. May-jun 2016 [citado 26 nov 2020];10(3):181–3. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6124957/
  22. Lissiman E, Bhasale AL, Cohen M. Garlic for the common cold. 7 sep 2020 [citado 28 nov 2020];(11). En: The Cochrane Database of Systematic Reviews [Internet]. Hoboken (Nueva Jersey, EE. UU.): John Wiley & Sons, Inc. c2000-2020. 3 p. Disponible en: https://www.cochranelibrary.com/cdsr/doi/10.1002/14651858.CD006206.pub4/epdf/abstractº Art. CD006206
  23. Timmer A, Günther J, Motschall E, Rücker G, Antes G, Kern W V. Pelargonium sidoides extract for treating acute respiratory tract infections. 22 oct 2013 [citado 28 nov 2020];(10). En: The Cochrane Database of Systematic Reviews [Internet]. Hoboken (Nueva Jersey, EE. UU.): John Wiley & Sons, Inc. c2000-2020. 81 p. Disponible en: https://www.cochranelibrary.com/cdsr/doi/10.1002/14651858.CD006323.pub3/epdf/full. N.º Art. CD006323

 

 

 


Existen multitud de webs dirigidas a profesionales sanitarios diseñadas para facilitar el abordaje de los pacientes con resfriado, así como recursos para pacientes que tienen por objetivo proporcionarles información y herramientas que les permitan seguir correctamente su tratamiento o realizar cambios en su estilo de vida. También hay alguna aplicación móvil que puede ser de utilidad para pacientes con síntomas compatibles con el resfriado.

Recursos online

  • Para profesionales sanitarios

Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (SEMFyC)

Es una asociación constituida por médicos de familia que publican guías terapéuticas y de práctica clínica dirigidas a facultativos, así como guías prácticas de salud dirigidas a los pacientes. Entre estas guías prácticas de salud se encuentra la de resfriado común.

Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria (SEFAC)

SEFAC ha editado diversos documentos relativos al resfriado común dirigidos tanto a profesionales como a pacientes. Así, dispone de la Guía de Atención Farmacéutica en rinosinusitis para farmacéuticos actualizada en 2015 (accesible para socios SEFAC), así como un documento de recomendaciones a la población general titulado Consejos para prevenir, tratar y diferenciar la gripe del resfriado, en el que se insiste en que son dos enfermedades diferentes y se responden algunas preguntas frecuentes que pueden darse en la oficina de farmacia.

Farmacéuticos comunitarios

En esta revista web, avalada por SEFAC, aparece información de interés para los profesionales de este ámbito, como el póster presentado en el IX Congreso Nacional de Farmacéuticos Comunitarios de 2020): Elaboración de una guía de indicación farmacéutica en gripe y resfriado y realización de talleres teórico prácticos para su correcta aplicación.

El farmacéutico

Esta web contiene los artículos publicados en los diversos números de la revista El farmacéutico, además de ofrecer formación online, apuntes de salud —donde se pueden encontrar los artículos de la web que hablan sobre resfriado— y protocolos, como el titulado Rinitis: ¿resfriado o alergia?

Farmacia Profesional

Se trata de una revista bimestral perteneciente a Elsevier dirigida a farmacéuticos. Su objetivo es actualizar sus conocimientos como profesional de la salud y abordar cuestiones de actualidad sobre el mercado de los medicamentos, la atención farmacéutica y la fitofarmacia, entre otras. Proporciona herramientas y soluciones de fácil aplicación en todas las áreas de interés para los farmacéuticos, como puede ser el abordaje del resfriado.

  • Para pacientes

MedlinePlus

Esta plataforma web de la Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU. proporciona información a pacientes sobre cualquier enfermedad y dispone de una versión en español. La información sobre el resfriado común explica los aspectos médicos de la infección y proporciona recomendaciones para su prevención.

FamilyDoctor.org

Información de salud proporcionada por la Academia Americana de Médicos de Familia. La web dispone de una versión en español donde los pacientes pueden encontrar una entrada sobre resfriados y gripe.

Centros para el Control y Prevención de Enfermedades

Página web en español de los Centers for Disease Control and Prevention estadounidenses con información sobre enfermedades infecciosas dirigida a pacientes. Incluye la entrada Resfriado común: protéjase y proteja a los demás.

 

 

Mayo Clinic

La web de Mayo Clinic contiene información para pacientes sobre múltiples enfermedades, en inglés y en español. Incluye una entrada sobre resfriado común, dividida en dos páginas: síntomas y causas, y diagnóstico y tratamiento.

 

Apps

  • Para profesionales sanitarios
Bot PLUS App

Aplicación del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (CGCOF) que permite consultar información sobre medicamentos y principios activos de uso humano autorizados y comercializados en España, e incluye datos relativos a su financiación, dispensación, condiciones de uso e interacciones. La información sobre excipientes que contiene resulta muy útil en caso de pacientes con intolerancias a algunos de ellos.

Disponible para dispositivos AndroidApple.

 

  • Para pacientes
Mediktor

Se trata de una aplicación que tiene por objetivo ayudar a los pacientes a evaluar los síntomas que presentan y compartir los resultados con especialistas. Destaca el test de COVID-19, que ayuda a averiguar si los síntomas del paciente son compatibles con dicha enfermedad o bien son más característicos de otras infecciones respiratorias, como el resfriado.

Disponible en español para dispositivos Android y Apple.

 

Medicamento Accesible Plus

Esta aplicación, promovida por el CGCOF, en colaboración con la Fundación ONCE y la Fundación Vodafone España, contiene información actualizada sobre los medicamentos comercializados en España —incluidos los utilizados para el resfriado— a la cual se puede acceder mediante la captura del código de barras presente en su empaquetado, o bien buscando por nombre de medicamento o por código nacional.

Disponible en español para dispositivos Android y Apple.

 

Recordatorio de Medicamentos y Pastillas: Medisafe

Aplicación que permite registrar todos los medicamentos que debe tomar el paciente y establecer recordatorios para no olvidar las tomas, por lo que resulta muy útil para mejorar la adherencia al tratamiento. La aplicación crea un informe de progreso, el cual el paciente puede enviar a su médico o farmacéutico.

Disponible en español para dispositivos Android y Apple.

 

 


El resfriado es una enfermedad causada por virus, por lo que no debe tratarse con antibióticos. De hecho, los antibióticos solo deben tomarse si el médico los receta.(1)

Aunque no exista una vacuna ni un tratamiento curativo para el resfriado, suele ser una enfermedad leve que se cura por sí sola al cabo de entre tres y siete días. La mayoría de los tratamientos están destinados a aliviar los síntomas del resfriado, pero no lo acortan ni lo curan.(1)

Por otra parte, las medidas higiénicas para disminuir la diseminación del virus resultan importantes para reducir el número de contagios.(1)

¿Qué es el resfriado?

El resfriado común es una infección leve de las vías respiratorias (nariz, faringe y cuerdas vocales) causada por virus. Existe una gran cantidad de virus que pueden producirlo, siendo los más frecuentes los rinovirus.(1,2)

Se contagia principalmente por contacto directo con una persona infectada: las personas resfriadas suelen transportar el virus en sus manos (los virus pueden permanecer en ellas al menos dos horas), por lo que si dan la mano a otra persona y esta última se toca la nariz, ojos o boca, se puede infectar.(1)

También es posible contagiarse al entrar en contacto con virus depositados en superficies (encimeras, pomos de las puertas, etc.) o mediante la inhalación de partículas virales expulsadas a través de la respiración, tos o estornudos de una persona resfriada.(1)

El resfriado produce mocos, taponamiento nasal, dolor de cabeza, de garganta, lagrimeo, tos y malestar. La fiebre es frecuente en niños, pero rara en adultos. El resfriado se cura por sí solo en unos días.(1)

Es importante diferenciar el resfriado de la gripe, causada también por virus, pero que produce fiebre alta, dolores musculares y articulares importantes y dura más tiempo. Asimismo, hay que distinguirlo de la alergia, que tiene un componente estacional y se asocia a la presencia de alérgenos (sustancias que producen una reacción alérgica en personas susceptibles a ellas).(1)

¿Cómo se puede prevenir el resfriado?

No existe vacuna para el resfriado. La vacuna de la gripe únicamente es eficaz para prevenir la gripe, pero no previene el resfriado, ya que la gripe es causada por un tipo de virus diferente de los que causan el resfriado.(2,3)

No existen tratamientos preventivos claramente establecidos para evitar el resfriado. Ingerir alimentos ricos en vitamina C o productos a base de plantas medicinales como la equinácea son recomendaciones tradicionales, si bien los estudios realizados no han podido confirmar su eficacia.(1)

Las medidas más eficaces son las encaminadas a reducir la diseminación del virus, esto es, lavado de manos frecuente, evitar el contacto físico mientras se está enfermo, asegurarse de desechar correctamente los pañuelos usados, ventilar las estancias, cubrirse la boca y la nariz con la parte interna del codo cuando se tose o se estornuda, etc.(1-3)

¿Cómo puedo tratar el resfriado?

Debido a la gran cantidad de virus diferentes que pueden producir un resfriado, no existe un medicamento que lo cure. Sin embargo, ciertas medidas higiénico-dietéticas y fármacos pueden aliviar los síntomas:(1-3)

  • Evitar la deshidratación: evitar el alcohol, el café y los refrescos con cafeína.
  • Descansar y cuidarse, durmiendo más y evitando el frío.
  • Chupar caramelos sin azúcar puede aliviar el dolor de garganta o la picazón temporalmente.
  • Realizar irrigaciones nasales con solución salina, para reducir el taponamiento y el goteo nasal.
  • En caso de tos seca, sobre todo durante la noche, es recomendable beber líquido, humidificar el ambiente, chupar caramelos o tomar miel (excepto los diabéticos y los niños pequeños).
  • No fumar.
  • Existen medicamentos para reducir el malestar general, el dolor de garganta y de cabeza, la tos y el goteo y taponamiento nasal. El médico o el farmacéutico pueden aconsejar un tratamiento adaptado a las necesidades de cada persona. Cabe recordar que el resfriado no se trata con antibióticos.

En general, si se padece alguna enfermedad pulmonar, si se tiene fiebre y esta dura más de 4 días o si no se presenta mejoría después de 10 días o incluso han empeorado los síntomas, hay que acudir al médico para que este evalúe al paciente y le prescriba medicamentos adecuados a sus circunstancias.(3)

Si una persona asmática se resfría, debe utilizar los inhaladores y no tomar aspirina ni productos que contengan eucalipto.(3)

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS:

  1. Sexton DJ, McClain MT. Patient education: The common cold in adults (Beyond the Basics). [actualizado 14 oct 2019; citado 30 abr 2020]. En: UpToDate [Internet]. Waltham (Massachusetts, EE. UU.): UpToDate, Inc. c2020. 9 páginas. Disponible en: https://www.uptodate.com/contents/the-common-cold-in-adults-beyond-the-basics
  2. SemFYC: Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria [Internet]. Resfriado común [Internet]. Barcelona (España): SemFYC; [actualizado 2013; citado 30 abr 2020]. 1 p. Disponible en: https://www.semfyc.es/wp-content/uploads/2016/07/02_01.pdf
  3. Alonso L, Ballvé JL, Peguero E, Llor JL. El resfriado común [Internet]. Barcelona (España): Societat Catalana de Medicina Familiar i Comunitària; 2019 [citado 30 abr 2020]. Disponible en: http://gestor.camfic.cat//uploads/ITEM_12451_FULL_2650.pdf

Se encuentra colocada en los diferentes apartados.

Fecha de la última modificación17/06/2021

Síguenos en: Social Hub