La información que contiene esta página web está dirigida exclusivamente al profesional con capacidad para prescribir o dispensar medicamentos, lo que requiere una formación necesaria para interpretarla correctamente. Si continúa navegando se asume que usted confirma que es un profesional sanitario.

Configuración de las Cookies

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento, para mantener tu sesión, personalizar los contenidos y para obtener estadísticas sobre el uso de la misma. Puedes ajustar tus preferencias de cookies (incluyendo su desactivación) o aceptarlas todas. Si necesitas saber más, lee nuestra Política de Cookies.

Cookies técnicas: Estas cookies son necesarias para que el sitio web funcione correctamente. ver más info

Son aquellas cookies que permiten la autenticación o el mantenimiento de la sesión del usuario registrado cuando navega por la página, las que se usan para mostrar videos, etc. No podemos apagarlas. Sin embargo, puedes configurar tu navegador para que bloquee o te avise acerca de estas cookies, pero algunas partes del sitio no funcionarán.

Cookies Analíticas:Utilizamos estas cookies para recopilar estadísticas anónimas sobre tu actividad en la Web y la actividad general de la Web. ver más info

La información recopilada nos permite optimizar la navegación a través de nuestra Web y brindarte el mejor servicio, es decir, el número de páginas visitadas, el idioma utilizado, la frecuencia de visitas, el tiempo de visitas o el navegador utilizado, entre otros.

Cookies de personalización: Estas cookies permiten que nuestro sitio web proporcione una funcionalidad y personalización mejoradas. Si no permites estas cookies, es posible que algunos de estos servicios no mejoren tu experiencia. ver más info

Queremos que tengas una gran experiencia en el Club de la Farmacia, enviarte y mostrarte los contenidos que realmente te interesan. Además, queremos que cualquier interacción que tengas con nosotros se personalice en función de tus intereses y preferencias, tus hábitos de navegación y comportamientos. Para hacerlo, necesitamos tu consentimiento para combinar datos de tu actividad, recopilados en la plataforma o recogidos de otras fuentes internas y externas, en canales digitales o fuera de ellos. Obtén más información sobre esto consultando nuestra Política de Privacidad.

Cookies de terceros. ver más info

Son aquéllas que permiten que los usuarios puedan interactuar con el contenido de plataformas de terceros (por ejemplo, plataforma de vídeo o botones de compartir).

Si el usuario tiene sesión iniciada en las redes sociales mientras navega por nuestra web, puede facilitar que alguno de los datos de su navegación queden registrados en esas redes sociales.

Además, algunas cookies pueden ser necesarias para compartir información de nuestra web en algunas de las redes sociales como LinkedIn, Twitter, Facebook, etc.

Si necesitas obtener más información, lee nuestra Política de Cookies.

Atención farmacéutica en lesiones musculares frecuentes

Escrito por: Elena Pérez
11/02/2019

A menudo recibimos consultas en la farmacia de pacientes que han sufrido lesiones musculares. Para ayudarte a ofrecerles un buen consejo, en esta entrada te detallo cuáles son las lesiones musculares más frecuentes, su tratamiento y el consejo a ofrecer desde el mostrador de la farmacia.

 

1. Definición

Músculo, estructura y función

La unidad estructural básica del músculo es la fibra muscular estriada esquelética o rabdomiocito. En las fibras musculares encontramos filamentos de actina y miosina.

Las fibras pueden ser de tipo I o blancas (contracción lenta, metabolismo aeróbico y muy resistentes a la fatiga) y de tipo II o rojas (contracción rápida, muy fatigables).

La contracción puede ser:

  • Isométrica: contracción sin movimiento articular.
  • Concéntrica: contracción en el sentido del movimiento. Producen acortamiento, por ejemplo, bíceps.
  • Excéntrica: contracción contra el sentido del movimiento. Produce alargamiento, por ejemplo, el tríceps.

Las lesiones musculares afectan a más del 80% de la población en algún momento de su vida, según el estudio EPISER de la Sociedad Española de Reumatología (SER).

Una de las clasificaciones más habituales es según la severidad de la lesión:

Tabla 1: Clasificación de las lesiones según su severidad.(1)

 

2. Causa

Las causas más comunes de las lesiones musculares son: (2)

  • Sobrecarga: Sobreutilización del músculo, movimientos muy rápidos sin calentamiento o con excesiva frecuencia. Sin alteraciones estructurales (contracturas, agujetas…).
  • Lesión muscular estructural: El músculo ha sido estirado más allá de sus límites (rotura muscular).
  • Lesión muscular indirecta: Contusión o laceración.

El mal entrenamiento, por defecto o por exceso, la insuficiencia de calentamiento y la fatiga al final de una competición se encuentran frecuentemente en el origen de los accidentes musculares. El frío y la humedad apoyan el problema. La edad de la persona y la falta de una alimentación equilibrada también puede ser un factor que lo favorezca. (1)

 

3. Tipos más comunes de lesiones

Desgarros musculares

Cuando un musculo se somete a un estiramiento brusco de forma pasiva (sin contracción muscular) o activa (con contracción) se puede producir desgarro (esguince) muscular.

Son frecuentes, sobre todo, en:

  • Los músculos que cruzan las articulaciones como los de la cadera o los de la rodilla.
  • La unión miotendinosa.
  • Músculos con predominio de fibras tipo II.

Se suelen dar en deportes de aceleración rápida.

 

Clínica

  • Dolor e hinchazón.
  • Equimosis (hemorragia producida por ruptura de la fibra muscular).
  • Cuando la ruptura es muy significativa nos encontramos una especie de falla en la zona denominada hachazo.
  • Debilidad muscular

 

Diagnóstico: clínica y resonancia magnética.

 

Tratamiento

  • RICE (Rest Ice Compress Elevate)

Imagen 1: Imagen que ilustra el uso del RICE (Rest Ice Compress Elevate) para el tratamiento de las roturas musculares. (3)

 

  • Analgesia: Para el dolor mejor utilizar fármacos analgésicos puros sin efectos antiinflamatorios como paracetamol o metamizol. Los AINE (ibuprofeno, diclofenaco, etc.) pueden utilizarse en lesiones agudas como esguinces, tendinitis y determinadas lesiones musculares siempre que el tratamiento sea específico para ese tipo de lesión y nivel de dolor y de la menor duración posible.(4) Se recomienda evitar la automedicación y acudir siempre a un profesional sanitario para obtener una mejor indicación farmacológica en cada caso, ya que el uso indiscriminado de analgésicos en las primeras fases de las lesiones musculares puede tener un efecto enmascarado del dolor que dificulta el diagnóstico y puede favorecer la recaída. (5)
  • Fisioterapia progresiva.
  • Prevención: estiramientos antes del deporte.

 

Síndrome de dolor muscular diferido (agujetas)

Antes se creía que eran provocadas por falta de oxígeno, se formaban cristales, pero la realidad es que hay una lesión de las miofibrillas y como consecuencia aparecerán ácido láctico deshidrogenasa y creatinkinasa en sangre.

Aparece dolor a las 24-48 horas tras un ejercicio intenso de una semana de duración, además de dolor por contracción activa o estiramiento pasivo. Hay tumefacción y pérdida de hasta el 50% de la contracción isométrica. El dolor suele desaparecer a los 5-7 días sin tratamiento.

Fisiopatología: hay una lesión en las miofibrillas (aumento de CK, de mioglobina y de LDH). La causa del dolor es el edema del tejido conectivo perifibrilar (aumento de la presión muscular).

Tratamiento: analgésicos, AINE y ejercicio suave.

Profilaxis: entrenamiento mantenido y constante sin sobreesfruerzos (ejercicio intenso-breve).

 

Contractura

La contractura es la contracción permanente, dolorosa e involuntaria de un músculo que no cede con el reposo. Las contracturas pueden ser traumáticas cuando acontecen tras un traumatismo externo como un choque directo sobre el muslo, por ejemplo, o no traumáticas como ocurre en la tortícolis o en la lumbalgia aguda o lumbago. (6)

Las contracturas se presentan principalmente en los tejidos subyacentes, los músculos, los tendones y los ligamentos que rodean las articulares. Afectan el rango de movimiento y la función en una determinada parte del cuerpo. Generalmente también se presenta dolor.

Tratamiento:

– Reposo del ejercicio o repetición que lo produjo.

– Frío local al inicio de los síntomas.

– Calor seco (almohada eléctrica o cualquier otro método de calor seco). No más de 20 minutos seguidos.

– AINE oral durante 3-4 días.

– Descargar el músculo realizando masajes con cremas como: AINE tópicos.

 

Calambres musculares

Son contracciones musculares activas muy dolorosas que se producen de forma espasmódica. Aparecen normalmente cuando el músculo afectado se encuentra en una posición acortada. Se desconoce la causa por la que se producen.

Factores que favorecen su presentación son:

  • Fatiga.
  • Actividad muscular prolongada.
  • Deshidratación.
  • Dormir con el musculo en posición acortada.

Localización:

  • Gemelos.
  • Isquiotibiales.
  • Músculos del suelo de la boca.
  • Musculatura abdominal.

Fisiopatología: irritación de las fibras nerviosas, disminución de potasio (suele ocurrir por insuficiencia renal) y alteración de las concentraciones de cloro, calcio y magnesio.

Tratamiento: estiramiento muscular, masaje y corrección de los factores desencadenantes de los calambres.

Profilaxis: entrenamiento, alimentos y suplementos ricos en magnesio potasio y bebidas isotónicas.

 

4. Valoración del farmacéutico en el mostrador

Identificaremos el tipo y la gravedad de la lesión con las siguientes preguntas:

 

¿Qué síntomas presenta?  ¿Ha sufrido lesiones similares anteriormente?

Así podemos pedir al paciente que nos explique sus síntomas, su evolución, si acudió al médico o no, tratamiento recibido, duración…

 

¿Cómo evoluciona el dolor? ¿Es un dolor incapacitante o continuo?

En las contracturas el inicio es progresivo, puede continuar realizando movimientos, sin sensación de gravedad más allá de la molestia/dolor, sin hematoma y de recuperación rápida.

En las roturas musculares se siente un pinchazo brusco durante el ejercicio que dificulta o impide continuar con la actividad. Sensación de gravedad y recuperación larga en función del grado de rotura. Puede haber edema y deformidad en la zona.

En este caso derivamos siempre al facultativo.

 

¿Puede estirar suavemente el músculo de la zona afectada?

Veremos la gravedad de la lesión para derivar en caso de dolor muy intenso e incapacitante.

 

¿Cuántos días lleva con la lesión muscular?

Si lleva más de 7 días sin remisión, derivamos al médico.

 

¿Ha tomado algún medicamento para la lesión?

Si ha tomado algún medicamento sin mejoría también derivaremos.

 

5. Algoritmo de decisión

Recomendación farmacológica

1. Analgésicos orales

De indicación farmacéutica sin receta como, por ejemplo, paracetamol (presentaciones máximas de 650 mg). Efectivo para la gran mayoría de dolores de intensidad leve. No comparte los característicos efectos adversos de los AINE, ni posee capacidad antiinflamatoria ni antiplaquetaria. Su principal limitación está en su hepatotoxicidad a dosis altas o en tratamientos prolongados. En adultos se recomienda una dosis máxima de 4g, aunque puede aparecer toxicidad a dosis menores en pacientes alcohólicos o con disfunción hepática. La asociación con AINE aumenta el riesgo de efectos renales adversos. En general, a dosis habituales (2-3 g/día) es bien tolerado en la mayoría de los pacientes.

 

2. Antiinflamatorios tópicos

Piketoprofeno, diclofenaco, ketoprofeno, etofenamato…). La combinación de analgésicos orales y antiinflamatorios tópicos suele resultar de las mejores respuestas ante el dolor. Las revisiones realizadas buscando la evidencia parecen indicar que los AINE tópicos son efectivos para el alivio del dolor causado por lesiones de tejido blando, esquinces, distensiones y traumatismos. Las diferentes formas farmacéuticas pueden ofrecer propiedades sensoriales beneficiosas para algunas patologías, como efecto frescor o calor.

 

3. Antiinflamatorios orales

Dexketoprofeno, diclofenaco, ibuprofeno, aceclofenaco… El único principio activo que se puede recomendar desde la farmacia sin necesidad de prescripción médica es el ibuprofeno de 400 mg vía oral con o sin arginina. La dosis recomendada en adultos y adolescentes de 12 a 18 años es de un comprimido (400 mg de ibuprofeno) cada 6 a 8 horas, dependiendo de la intensidad del cuadro y de la respuesta al tratamiento. En adultos la dosis máxima diaria es de 2.400 mg mientras que en adolescentes de 12 a 18 años es de 1.600 mg. (9)

Son un grupo bastante heterogéneo de fármacos que comparten básicamente el mecanismo de acción: la inhibición de la ciclooxigenasa y, por tanto, de la síntesis de prostaglandinas (particularmente PGE, y PGL) a partir del ácido araquidónico membranario de distintos tipos celulares. Los efectos adversos de la aspirina son similares a los del resto de AINE, excepto el riesgo de precipitar crisis asmáticas o reacciones anafilactoides en pacientes sensibilizados a la aspirina. La aspirina puede ser difícil de tolerar a las dosis analgésicas por el amplio rango de efectos adversos.

Los principales efectos adversos de los AINE son problemas gastrointestinales (hemorragias gastrointestinales, úlceras y perforaciones) y cardiovasculares y cerebrovasculares (se ha notificado retención de líquidos y edema en asociación con el tratamiento con AINE). (9)

 

4. Vitaminas B1, B6 y B12

La administración conjunta del complejo B1, B6 y B12 a dosis terapéuticas en combinación con AINE oral proporcionan un mayor alivio del dolor, mejora de la movilidad y recuperación más temprana en pacientes con dolor de espalda. Permiten disminuir la dosis de AINE oral y la duración del tratamiento de estos fármacos. La duración del tratamiento por parte del farmacéutico debe ser máximo 15 días, el médico podrá alargar el tratamiento.

La posología para adultos y adolescentes mayores de 14 años es de 1 comprimido al día. En general, el tratamiento no debe superar las 2 semanas de duración, aunque, se podrá prolongar más de 15 días a criterio médico. Si los síntomas persisten o no mejoran después de 7 días de tratamiento, se debe evaluar la situación clínica. (10)

 

5. Relajantes musculares

Son fármacos antiespasmódicos se usan para disminuir el espasmo muscular asociado a ciertos trastornos musculares dolorosos como el dolor lumbar. Algo muy importante que siempre debes tener presente es que los relajantes musculares requieren prescripción facultativa. (11)

 

Recomendación no farmacológica

1. Suplementación

  • Magnesio: Ayuda al buen funcionamiento de los músculos, ayuda a recuperar el tono muscular.
  • Magnesio/potasio: Indicado para aquellos con actividad deportiva alta, ya que el potasio ayudaría además a evitar la deshidratación.

 

2. Consejos higiénico-dietéticos generales

  • Si padece dolor muscular agudo, por ejemplo, si sufre una lesión muscular, se recomienda un tratamiento basado en el reposo. Un recurso útil es la aplicación inmediata de frío.
  • Realizar ejercicio regularmente. Sobre todo, actividades que refuerzan la musculatura: correr, nadar, caminar.
  • Llevar una alimentación equilibrada.
  • Estar relajado. Las técnicas de autorrelajación o yoga son especialmente recomendables.
  • Evitar el sobrepeso.

 

Elena Pérez Belda

Farmacéutica Titular de Farmacia Comunitaria.

Número de Colegiada 8234.

 

Bibliografía:

(1) González Iturri, JJ. Lesiones musculares y deporte. Revista Brasileira de Medicina do Esporte. 1998; 4(2), 39-44. Disponible en https://dx.doi.org/10.1590/S1517-86921998000200002

(2) Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria (SEFAC). Salud articular en la farmacia comunitaria. [Consultado 18 Oct 2018]. Disponible en https://www.campussefac.org/salud-articular/inicio

(3) Bleakley CM, Glasgow PD, Phillips et al. Management of acute soft tissue injury using Protection Rest Ice Compression and Elevation: Recommendations from the Association of Chartered Physiotherapists in Sports and Exercise Medicine (ACPSM). Chartered Society of Physiotherapy’s Supporting Knowledge in Physiotherapy Practice Programme (SKIPP). Oct 2010.

(4) Mehallo CJ, Drezner JA, Bytomski JR. Practical management: nonsteroidal antiinflammatory drug (NSAID) use in athletic injuries. Clin J Sport Med. 2006 Mar;16(2):170-4.

(5) Baldwin Lanier A. Use of nonsteroidal anti-inflammatory drugs following exercise-induced muscle injury. Sports Med. 2003;33(3):177-85.

(6) Duró Pujol JC. Contracturas, calambres y agujetas. Medicina Integral. 2000; 36 (4): 131-154.

(7) Consejo General de Colegios Oficiales Farmacéuticos. Servicio de indicación farmacéutica, Buenas Prácticas en Farmacia Comunitaria en España. Jul 2013. [Consultado 18 Oct 2018]. Disponible en https://www.portalfarma.com/Profesionales/Buenas-practicas-profesionales/Documents/Documento-BBPP-DEF.pdf

(8) Mediformplus, S.L. OTC en el mostrador. Tu guía de dispensación activa. 1ª Edición. Madrid: Think-In Pharma Services, S.L.; 2017.

(9) Centro de información online de medicamentos de la AEMPS – CIMA. Ficha técnica Ibuprofeno 400 mg. Comprimidos EFG. [Consultado 30 Ene 2019]. Disponible en https://cima.aemps.es/cima/dochtml/ft/67278/FT_67278.html

(10) Centro de información online de medicamentos de la AEMPS – CIMA. Ficha técnica Hidroxil B1-B6-B12 comprimidos recubiertos con película. [Consultado 30 Ene 2019]. Disponible en https://cima.aemps.es/cima/dochtml/ft/79062/FT_79062.html

(11) Martín-Aragón S, Bermejo P, Marcos E. Relajantes musculares. Revisión. Farmacia Profesional. Sep 2008; 22(8):3-55.

 

Otras fuentes consultadas:

– MedlinePlus U.S. National Library of Medicine.

– Batlle-Gualda E, Jovani Casano V, Ivorra Cortés J, Pascual Gómez E. Las enfermedades del aparato locomotor en España. Magnitud y recursos humanos especializados. Rev Esp Reumatol, 25 (1998), pp. 91-105.

– Carmona L, Gabriel R, Ballina J, Laffon A. Proyecto EPISER 2000: prevalencia de enfermedades reumáticas en la población española. Rev Esp Reumatol 2001;28:18-25

– Universidad Complutense de Madrid. Lesiones musculares y tendinosas. Afecciones quirúrgicas de músculos y tendones. Mar 2014. Disponible en: https://bit.ly/2OJXvAb

– Cerdà-Olmedo G, De Andrés J. Dolor crónico. Guía de Actuación Clínica en A. P. Conselleria de Sanitat Universal i Salut Pública de la Generalitat Valenciana. [Consultado 18 Oct 2018]. Disponible en http://www.san.gva.es/documents/246911/251004/guiasap014dolorcronico.pdf

Fecha de la última modificación26/02/2019

0 Comentarios

Regístrate para dejar tu comentario

Accede al Club