La información que contiene esta página web está dirigida exclusivamente al profesional con capacidad para prescribir o dispensar medicamentos, lo que requiere una formación necesaria para interpretarla correctamente. Si continúa navegando se asume que usted confirma que es un profesional sanitario.

Configuración de las Cookies

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento, para mantener tu sesión, personalizar los contenidos y para obtener estadísticas sobre el uso de la misma. Puedes ajustar tus preferencias de cookies (incluyendo su desactivación) o aceptarlas todas. Si necesitas saber más, lee nuestra Política de Cookies.

Cookies técnicas: Estas cookies son necesarias para que el sitio web funcione correctamente. ver más info

Son aquellas cookies que permiten la autenticación o el mantenimiento de la sesión del usuario registrado cuando navega por la página, las que se usan para mostrar videos, etc. No podemos apagarlas. Sin embargo, puedes configurar tu navegador para que bloquee o te avise acerca de estas cookies, pero algunas partes del sitio no funcionarán.

Cookies Analíticas:Utilizamos estas cookies para recopilar estadísticas anónimas sobre tu actividad en la Web y la actividad general de la Web. ver más info

La información recopilada nos permite optimizar la navegación a través de nuestra Web y brindarte el mejor servicio, es decir, el número de páginas visitadas, el idioma utilizado, la frecuencia de visitas, el tiempo de visitas o el navegador utilizado, entre otros.

Cookies de personalización: Estas cookies permiten que nuestro sitio web proporcione una funcionalidad y personalización mejoradas. Si no permites estas cookies, es posible que algunos de estos servicios no mejoren tu experiencia. ver más info

Queremos que tengas una gran experiencia en el Club de la Farmacia, enviarte y mostrarte los contenidos que realmente te interesan. Además, queremos que cualquier interacción que tengas con nosotros se personalice en función de tus intereses y preferencias, tus hábitos de navegación y comportamientos. Para hacerlo, necesitamos tu consentimiento para combinar datos de tu actividad, recopilados en la plataforma o recogidos de otras fuentes internas y externas, en canales digitales o fuera de ellos. Obtén más información sobre esto consultando nuestra Política de Privacidad.

Cookies de terceros. ver más info

Son aquéllas que permiten que los usuarios puedan interactuar con el contenido de plataformas de terceros (por ejemplo, plataforma de vídeo o botones de compartir).

Si el usuario tiene sesión iniciada en las redes sociales mientras navega por nuestra web, puede facilitar que alguno de los datos de su navegación queden registrados en esas redes sociales.

Además, algunas cookies pueden ser necesarias para compartir información de nuestra web en algunas de las redes sociales como LinkedIn, Twitter, Facebook, etc.

Si necesitas obtener más información, lee nuestra Política de Cookies.

¿Cómo son las oficinas de farmacia de Suecia?

Escrito por: Redacción Club de la Farmacia
02/07/2020

Por Raquel Cárdenes

Mi nombre es Raquel Cárdenes Brito, soy farmacéutica, tengo 29 años y nací en la isla de Gran Canaria. Empecé mis estudios en el año 2010 en la Facultad de Farmacia de la Universidad de La Laguna en Tenerife. Actualmente, trabajo para una cadena de farmacias en Suecia en una pequeña y bonita ciudad en el norte del país que se llama Gällivare, con poco más de 18.000 habitantes.

Desde siempre quise trabajar en un hospital. Siempre tuve la intención de hacer las oposiciones para poder trabajar de microbióloga o en el departamento de análisis clínicos de un hospital.

Cuando acabé la carrera lo intenté varias veces, pero estudiar para el FIR y trabajar al mismo tiempo era tarea casi imposible. La opción de no trabajar para dedicarme solo a estudiar era una opción que no podía barajar. También intenté prepararme de Farmacéuticos Titulares, pero igualmente fue complicado combinarlo con el trabajo.

 

¿Cómo surgió mi oportunidad de trabajo en Suecia?

El trabajo de oficina de farmacia no estaba mal, pero desde siempre tuve la curiosidad por saber lo que era trabajar algún tiempo fuera de España, por experimentar cosas nuevas, por seguir aprendiendo, por conocer otra cultura, otra gente…Cada día miraba la página web del Colegio Oficial de Farmacéuticos, sin intención de nada, simplemente por curiosear las ofertas que se publicaban. Entonces un día, leí una oferta en la que se decía que se buscaban farmacéuticos para trabajar en Suecia.

Empecé a informarme de cómo era la vida en Suecia, y lo que leía me parecía estupendo. Antes de tomar la decisión de enviar mi currículum decidí irme de vacaciones a su capital, Estocolmo, para conocer de primera mano un poquito del país. Sabía que en diez días no iba a ser lo mismo que vivir allí, pero por lo menos podía tener una primera impresión. Si tuviera que definir con una sola palabra la impresión que tuve sería “eficiencia”. El transporte público era excelente, todo estaba impecable… En definitiva, supe que quería vivir ahí al menos una temporada.

Cuando llegué a España me lancé a enviar el currículum, pero teniendo en cuenta que había posibilidades de que no me cogieran. Debía tener un buen nivel de inglés para empezar. Yo estuve en una academia durante varios meses y trabajaba en una zona turística de mi isla y pude practicarlo bastante, pero no sabía si con eso iba a ser suficiente para pasar la entrevista, pero la superé. Al principio no me lo creía, pensaba que me iba a dar de bruces, que algo iba a salir mal, que al poco tiempo quizás me daría ansiedad e iba a querer volver…Pensaba tantas cosas y tenía tantos miedos…Pero seguí adelante porque quería comprobarlo por mí misma.

 

¿Qué es necesario para trabajar en Suecia?

Pasado el tiempo hice el curso de sueco (es obligatorio tener el nivel C1 de sueco para ejercer de sanitario en Suecia) y lo aprobé. Aunque lo peor del idioma no es leer o escribir sino entender cuando te hablan, ya que hablan a veces muy rápido y pronuncian de una forma especial.

Lo más importante cuando quieres trabajar en Suecia es disponer de un contrato laboral para empezar a tramitar lo más importante para vivir aquí, el personnummer. Es un número de identidad que te va a acompañar en absolutamente todos los trámites que tengas que realizar. Y, a partir de ahí, debes pedir una autorización a la Socialstyrelsen que es algo así como una administración en ámbitos de sanidad, que te concede un permiso para poder ejercer tu profesión (es aplicable a farmacéuticos, médicos, enfermeros, fisioterapeutas…). Una vez obtienes el permiso pues ya puedes ejercer.

 

¿Cómo son las farmacias de Suecia?

La gran mayoría de las farmacias en Suecia pertenecen a cadenas farmacéuticas, existen varias compañías y tienen oficinas distribuidas por todo el país. La primera diferencia que comprobé al empezar a trabajar es que, en España, en la farmacia trabajan como 6 o 7 auxiliares o técnicos y 1 o 2 farmacéuticos como mucho, y todos hacemos prácticamente lo mismo. Aquí es todo lo

contrario. Somos como 3 o 4 farmacéuticos o “recetarios” (es una carrera de 3 años que se estudia aquí), que somos los únicos que podemos dispensar medicamentos con receta, y 1 o 2 vendedores (ellos/as sólo pueden vender todo lo que no sea con receta y todo lo relacionado con la cosmética e higiene). De hecho, existen mostradores donde pone “recept” en los que sólo acudes cuando tienes que retirar algo con receta. En los demás mostradores solo te diriges para comprar el resto de productos.

Otra cosa que me parece bastante interesante es que, si por ejemplo quisieras vender un ibuprofeno 600 mg como venta normal sin receta, el propio sistema no te deja seguir adelante, porque ni siquiera te muestra el precio en pantalla porque a no ser que se retire de la receta no se puede comprar. Aquí sin receta puedes comprar ibuprofeno 400 mg, paracetamol 500 mg, antimigrañosos, medicamentos para la menopausia, todo tipo de antialérgicos, sprays nasales y poco más.

 

¿Cómo es la dispensación de medicamentos en Suecia?

A la hora de la dispensación, el paciente solo necesita disponer del personnummer (mostrando su carnet de identidad, pasaporte o carnet de conducir) y simplemente con eso ya podemos acceder a su receta, la de su perro, la de su caballo, o la de cualquier persona que tenga autorización de retirar medicación. En este sentido es mucho más sencillo (sin necesidad de tarjeta sanitaria o receta física).

Una vez dentro de la receta, seleccionamos la medicación línea por línea (incluso podemos eliminar medicación en desuso). Además, elegiremos si el paciente prefiere el blíster o el bote, cápsulas o comprimidos, marca comercial… Además, debemos escribir correctamente la posología en una etiqueta para pegarla individualmente a cada producto para evitar errores en la toma. Una vez tengamos todas las medicinas sobre el mostrador, simplemente escaneamos los códigos con sus correspondientes etiquetas y controlamos que todo esté perfectamente.

 

¿Hay subvenciones en la retirada de la medicación?

En cuanto a subvenciones, en Suecia se establece un sistema de “topes”. Es decir, existe un límite de 2350 SEK (unos 230 €) que el paciente paga al año como máximo. Una vez rebasado ese tope todos los medicamentos son gratuitos. Además, los niños hasta los 18 años no pagan absolutamente nada (a no ser que el medicamento esté fuera de la subvención como es el caso de algunos laxantes o ciertas vacunas). También son gratuitas todas las insulinas, medicamentos para el VIH, y las mujeres hasta los 21 años tienen a su disposición la píldora anticonceptiva (de cualquier marca, incluidos todos los anillos vaginales) totalmente gratuita (en algunas regiones esta edad para la gratuidad del anticonceptivo se amplía hasta los 26 años).

Este sistema de topes también se establece a la hora de realizar consultas médicas. Una persona paga alrededor de unos 10-20€ por consulta, hasta llegar a un límite (creo que son unos 150 € pero no estoy segura), y a partir de ahí deja de pagar hasta que se cumpla un año de la primera visita. Esto evita las visitas innecesarias a las consultas médicas y las enormes listas de espera, ya que para pedir simplemente una receta lo podemos hacer a través del teléfono, o una app totalmente gratuita donde hablamos con el médico.

 

¿Cómo son los horarios de las farmacias en Suecia?

Siempre se trabaja de mañana puesto que los comercios cierran temprano y no existe el concepto de guardia. Es muy raro que te toque trabajar un festivo o los fines de semana, en tal caso, contarían como horas extraordinarias. Y si una persona necesita urgentemente una medicación tendría que acudir al centro de salud o al hospital. De todas formas, si por ejemplo, vemos que se acerca el fin de semana y la persona necesita la medicación porque está a punto de terminarse, le podemos adelantar la medicación añadiendo el comentario de que es a causa de que se acerca un fin de semana o un periodo de cierre largo (como algún puente).

 

¿Cómo está siendo mi experiencia en Suecia?

De momento llevo poquito tiempo aquí, pero incluso empezando, que tienes la barrera del idioma, que sueles cometer errores o tardas más, la gente tiene muchísima paciencia y siempre suelen ponerte una sonrisa y te dicen que no te preocupes. La verdad es que parece una tontería, pero para mí esto es un punto bastante importante. También hay de todo como en todas partes, pero en su mayoría son gente estupenda.

 

Raquel Cárdenes,

Farmacéutica.

 

Imagen: Raquel Cárdenes

Fecha de la última modificación09/07/2020

1 Comentario

  1. ELENA SAIZ

    Disfruta de tu experiencia, Suecia es un país encantador. Suerte!
    Yo estuve tres años en Italia…. Y no conseguí poder ejercer como farmacéutica, el abismo administrativo.

Regístrate para dejar tu comentario

Accede al Club