La información que contiene esta página web está dirigida exclusivamente al profesional con capacidad para prescribir o dispensar medicamentos, lo que requiere una formación necesaria para interpretarla correctamente. Si continúa navegando se asume que usted confirma que es un profesional sanitario.

Configuración de las Cookies

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento, para mantener tu sesión, personalizar los contenidos y para obtener estadísticas sobre el uso de la misma. Puedes ajustar tus preferencias de cookies (incluyendo su desactivación) o aceptarlas todas. Si necesitas saber más, lee nuestra Política de Cookies.

Cookies técnicas: Estas cookies son necesarias para que el sitio web funcione correctamente. ver más info

Son aquellas cookies que permiten la autenticación o el mantenimiento de la sesión del usuario registrado cuando navega por la página, las que se usan para mostrar videos, etc. No podemos apagarlas. Sin embargo, puedes configurar tu navegador para que bloquee o te avise acerca de estas cookies, pero algunas partes del sitio no funcionarán.

Cookies Analíticas:Utilizamos estas cookies para recopilar estadísticas anónimas sobre tu actividad en la Web y la actividad general de la Web. ver más info

La información recopilada nos permite optimizar la navegación a través de nuestra Web y brindarte el mejor servicio, es decir, el número de páginas visitadas, el idioma utilizado, la frecuencia de visitas, el tiempo de visitas o el navegador utilizado, entre otros.

Cookies de personalización: Estas cookies permiten que nuestro sitio web proporcione una funcionalidad y personalización mejoradas. Si no permites estas cookies, es posible que algunos de estos servicios no mejoren tu experiencia. ver más info

Queremos que tengas una gran experiencia en el Club de la Farmacia, enviarte y mostrarte los contenidos que realmente te interesan. Además, queremos que cualquier interacción que tengas con nosotros se personalice en función de tus intereses y preferencias, tus hábitos de navegación y comportamientos. Para hacerlo, necesitamos tu consentimiento para combinar datos de tu actividad, recopilados en la plataforma o recogidos de otras fuentes internas y externas, en canales digitales o fuera de ellos. Obtén más información sobre esto consultando nuestra Política de Privacidad.

Cookies de terceros. ver más info

Son aquéllas que permiten que los usuarios puedan interactuar con el contenido de plataformas de terceros (por ejemplo, plataforma de vídeo o botones de compartir).

Si el usuario tiene sesión iniciada en las redes sociales mientras navega por nuestra web, puede facilitar que alguno de los datos de su navegación queden registrados en esas redes sociales.

Además, algunas cookies pueden ser necesarias para compartir información de nuestra web en algunas de las redes sociales como LinkedIn, Twitter, Facebook, etc.

Si necesitas obtener más información, lee nuestra Política de Cookies.

Pierde el miedo a salir de tu zona de confort

Escrito por: CARMEN FERNANDEZ LORENZO
30/11/2017
Club de la Farmacia - Blog - Gestión

La zona de confort, por definición, es esa zona en la que te sientes bien, seguro, donde te has ido acomodando poco a poco y te salen las cosas de manera fácil, casi sin pensar. A lo largo de esta entrada, vamos a hablarte de la zona de confort en el mostrador de la farmacia y cómo al salir de ella mejorará tu día a día en la farmacia.

salir de la zona de confort

 

¿Eres consciente de cuál es tu zona de confort en el mostrador de la farmacia?

El primer paso para salir de tu zona de confort en el mostrador de la farmacia es conocer exactamente cuál es esa zona de confort. Como ya te hemos avanzado, tu zona de confort está delimitada por hábitos, rutinas, conocimientos o comportamientos. Un par de ejemplos serían el típico «algo más» que decimos tan a menudo al final de la dispensación o preguntar al paciente «¿tiene tos seca o tos productiva» cuando nos pide un jarabe para la tos.

Si te paras a pensar, seguro que se te ocurren un montón de ejemplos más de comentarios, consejos, preguntas que realizas de manera inconsciente durante la dispensación. Todos ellos forman parte de tu zona de confort en el mostrador y es necesario que dediques un tiempo a reconocerlos y a reflexionar sobre ellos para poder plantear un plan para salir de tu zona de confort.

 

¿Cómo salir de la zona de confort?

Una vez hayas identificado los actos, preguntas y consejos que te salen de manera inconsciente cuando te encuentras dentro de tu zona de confort será el momento de ponerte manos a la obra para salir de ella.

¿Cómo hacerlo? Pues es tan sencillo como hacer algo que nunca antes habías hecho en el mostrador, por ejemplo, dar una recomendación complementaria al tratamiento prescrito por el médico u ofrecer al paciente un nuevo servicio de la farmacia.

 

¿Qué sentirás al salir de tu zona de confort?

Salir de la zona de confort no es algo fácil ni cómodo. Cuando lo hagas, probablemente sentirás inseguridad, un nudo en la garganta, tus manos sudarán y puede que hasta incluso tiemble tu voz. Esto se debe al miedo, un miedo que solo existe en tu mente y que se debe a la incertidumbre que sientes al no saber cómo reaccionará el paciente ante tu recomendación.

Una vez superado este miedo, y tras ver la buena acogida de tus consejos por parte del paciente lo que sentirás es emoción y satisfacción, no solo por haber logrado salir de tu zona de confort sino porque el paciente se ha ido contento con el trato y el consejo farmacéutico recibido.

 

¿Cómo superar el miedo a salir de tu zona de confort?

Para superar ese miedo que causa el salir de la zona de confort te recomendamos apostar por la dispensación activa donde combines la dispensación de medicamentos con el consejo farmacéutico. Sigue estos consejos para ponerla en práctica:

  1. Parte de tu zona de confort y plantéate un nuevo objetivo. Ejemplo: Si te piden un jarabe para la tos pregunta al paciente si nota la garganta irritada, y si su respuesta es afirmativa, recomiéndale algún caramelo para calmarla.
  2. Evita la rutina de realizar siempre las mismas preguntas a los pacientes. Ponte el reto de realizar al menos una nueva pregunta o dar un nuevo consejo cada día.
  3. Fórmate. Una buena formación y estar al día te ayudará a estar seguro y a ofrecer el mejor consejo farmacéutico a los pacientes de tu farmacia.
  4. Sé perseverante. Verás como poco a poco te irá resultando más fácil salir de tu zona de confort. Si las cosas no salen bien a la primera, no te frustres y piensa en la satisfacción que tendrás cuando logres con éxito el objetivo que te habías marcado.

 

Las cuatro preguntas clave para salir de tu zona de confort

Si cuando te hayas decidido a salir de tu zona de confort sientes ese miedo del que antes te hemos hablado, plantearte estas cuatro preguntas te ayudará a superarlo.

  1. ¿Qué es lo peor que me podría pasar?
  2. ¿Qué pasaría si probara hacer algo nuevo?
  3. ¿Cómo lo voy hacer? (planificar, formarme)
  4. ¿Qué puedo hacer ahora? (empezar la acción de cambiar)

 

Esperamos haberte ayudado a conocer los beneficios de salir de tu zona de confort. Y es que aunque al principio pueda parecer algo costoso, los beneficios y la satisfacción que acabarás logrando merecen la pena. Te animamos a sentir todos los días esa sanación de satisfacción en cada una de las dispensaciones que realices en tu farmacia.

Fecha de la última modificación28/03/2019

0 Comentarios

Regístrate para dejar tu comentario

Accede al Club