Configuración de las Cookies

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento, para mantener tu sesión, personalizar los contenidos y para obtener estadísticas sobre el uso de la misma. Puedes ajustar tus preferencias de cookies (incluyendo su desactivación) o aceptarlas todas. Si necesitas saber más, lee nuestra Política de Cookies.

Cookies técnicas: Estas cookies son necesarias para que el sitio web funcione correctamente. ver más info

Son aquellas cookies que permiten la autenticación o el mantenimiento de la sesión del usuario registrado cuando navega por la página, las que se usan para mostrar videos, etc. No podemos apagarlas. Sin embargo, puedes configurar tu navegador para que bloquee o te avise acerca de estas cookies, pero algunas partes del sitio no funcionarán.

Cookies Analíticas:Utilizamos estas cookies para recopilar estadísticas anónimas sobre tu actividad en la Web y la actividad general de la Web. ver más info

La información recopilada nos permite optimizar la navegación a través de nuestra Web y brindarte el mejor servicio, es decir, el número de páginas visitadas, el idioma utilizado, la frecuencia de visitas, el tiempo de visitas o el navegador utilizado, entre otros.

Cookies de personalización: Estas cookies permiten que nuestro sitio web proporcione una funcionalidad y personalización mejoradas. Si no permites estas cookies, es posible que algunos de estos servicios no mejoren tu experiencia. ver más info

Queremos que tengas una gran experiencia en el Club de la Farmacia, enviarte y mostrarte los contenidos que realmente te interesan. Además, queremos que cualquier interacción que tengas con nosotros se personalice en función de tus intereses y preferencias, tus hábitos de navegación y comportamientos. Para hacerlo, necesitamos tu consentimiento para combinar datos de tu actividad, recopilados en la plataforma o recogidos de otras fuentes internas y externas, en canales digitales o fuera de ellos. Obtén más información sobre esto consultando nuestra Política de Privacidad.

Cookies de terceros. ver más info

Son aquéllas que permiten que los usuarios puedan interactuar con el contenido de plataformas de terceros (por ejemplo, plataforma de vídeo o botones de compartir).

Si el usuario tiene sesión iniciada en las redes sociales mientras navega por nuestra web, puede facilitar que alguno de los datos de su navegación queden registrados en esas redes sociales.

Además, algunas cookies pueden ser necesarias para compartir información de nuestra web en algunas de las redes sociales como LinkedIn, Twitter, Facebook, etc.

Si necesitas obtener más información, lee nuestra Política de Cookies.

1996 – 1999. LIBERACIÓN DEL SERVICIO FARMACÉUTICO

Escrito por: Enrique Granda
23/06/2016
Club de la Farmacia - Blog - Gestión

A veces la vida te da una de cal y otra de arena. En este caso, la cal fue la bajada de márgenes cuando España va bien, y la arena la Ley 16/1997, de Regulación de Servicios de las Oficinas de Farmacia, en la que quedó escrito, negro sobre blanco, que las farmacias en España somos establecimientos sanitarios privados de interés público. La verdad es que yo siempre me he considerado así: dueña de mi farmacia y prestando un servicio público de primera necesidad en mi barrio, pero siempre es bueno que una ley lo diga claramente.

 

Kalispera_Granda_8

 

Aquella ley también decía algo que, desde que somos un Estado Autonómico, ha sido una evidencia para todos los que lo han querido ver: que las Comunidades Autónomas son las que planifican y las que deciden. Los Colegios tuvieron que devolver la gestión de las aperturas que, a partir de entonces, se organizaron por la Comunidad Autónoma, no sé si para bien o para mal. Personalmente me fue bien con el Colegio, pero otros echaban pestes de una cosa que llamaban la rueda, y es que cuando salía una farmacia a concurso, la pedían farmacéuticos de toda

España, no para abrirla sino para dilatar la apertura. Nosotros ya teníamos bastante claro que había que hablar con nuestra Consejería prácticamente para todo desde que se hicieron cargo de la sanidad, pero en estos años todas las regiones habían hecho ya su propia ordenación farmacéutica y no siempre semejante la una a las otras. El resultado para los nuevos titulados era que algunos podían abrir farmacia o mantenerse abiertos en una región, y a lo mejor en la de enfrente no. O que en una te abrían una inspección por cosas que en el pueblo de al lado, que es de otra Comunidad, no tenían mayor importancia. Total, que había que estudiar derecho además de economía para sobrevivir.

Los tres años que quedaban para el cambio de siglo nos trajeron también nuevas ideas sobre atención farmacéutica y los primeros genéricos que no acababan de cuajar porque los pacientes no se fiaban de un medicamento que no se llamaba igual que el que le habían recetado en ocasiones anteriores. Y claro, también llegaron nuevos fármacos prodigiosos.

——¿Vais a tener la pastillita azul? — me contaba mi adjunto que le preguntaban los vecinos, porque no se atrevían a hablar conmigo de esas cosas.

Y es que el famoso Viagra nos trajo de cabeza por la publicidad que le dieron todos los medios de comunicación. Luego resultó que tenía un precio nada barato y que los médicos no lo recetaron tanto como se esperaba porque tenía sus problemas, pero en ese momento dio realmente juego a las conversaciones de rebotica.

Así, por aquel entonces teníamos tres temas de conversación: la píldora azul, el tiempo y que los sueldos no subían porque la inflación caía por debajo del 2%. Bueno… en realidad había otro tema que también dio que hablar: el Tribunal de la Competencia que se salió con la suya en la libertad de horarios. En las farmacias se impuso el criterio de libertad y flexibilidad horaria a partir de 1997, de forma que las Comunidades Autónomas solo podían regular sobre horarios mínimos para garantizar el servicio.

Algunos, sin embargo, tuvimos problemas. Y es que las autoridades se resistían a perder el poder que tenían sobre los boticarios. Pero el Tribunal Supremo nos dio la razón sobre la posibilidad de decidir horarios que fueran más adecuados a nuestra barriada y a nuestra gente. A mí, por ejemplo, me interesaba cerrar más tarde porque cuando las familias volvían a casa era cuando se dedicaban a comprar lo que les faltaba… y no vean lo difícil que se me hizo poder hacerlo. Formalmente se habían acabado los módulos horarios… pero los módulos de alguna manera siguen.

 

Y si la entrada «histórica» del libro Venturas y Desventuras de la farmacia del Dr. Enrique Granda os ha gustado, podéis disfrutar de todas las anécdotas y del repaso de la historia en este libro descargable disponible en nuestra Farmateca.

Fecha de la última modificación11/12/2018

0 Comentarios

Regístrate para dejar tu comentario

Accede al Club