Configuración de las Cookies

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento, para mantener tu sesión, personalizar los contenidos y para obtener estadísticas sobre el uso de la misma. Puedes ajustar tus preferencias de cookies (incluyendo su desactivación) o aceptarlas todas. Si necesitas saber más, lee nuestra Política de Cookies.

Cookies técnicas: Estas cookies son necesarias para que el sitio web funcione correctamente. ver más info

Son aquellas cookies que permiten la autenticación o el mantenimiento de la sesión del usuario registrado cuando navega por la página, las que se usan para mostrar videos, etc. No podemos apagarlas. Sin embargo, puedes configurar tu navegador para que bloquee o te avise acerca de estas cookies, pero algunas partes del sitio no funcionarán.

Cookies Analíticas:Utilizamos estas cookies para recopilar estadísticas anónimas sobre tu actividad en la Web y la actividad general de la Web. ver más info

La información recopilada nos permite optimizar la navegación a través de nuestra Web y brindarte el mejor servicio, es decir, el número de páginas visitadas, el idioma utilizado, la frecuencia de visitas, el tiempo de visitas o el navegador utilizado, entre otros.

Cookies de personalización: Estas cookies permiten que nuestro sitio web proporcione una funcionalidad y personalización mejoradas. Si no permites estas cookies, es posible que algunos de estos servicios no mejoren tu experiencia. ver más info

Queremos que tengas una gran experiencia en el Club de la Farmacia, enviarte y mostrarte los contenidos que realmente te interesan. Además, queremos que cualquier interacción que tengas con nosotros se personalice en función de tus intereses y preferencias, tus hábitos de navegación y comportamientos. Para hacerlo, necesitamos tu consentimiento para combinar datos de tu actividad, recopilados en la plataforma o recogidos de otras fuentes internas y externas, en canales digitales o fuera de ellos. Obtén más información sobre esto consultando nuestra Política de Privacidad.

Cookies de terceros. ver más info

Son aquéllas que permiten que los usuarios puedan interactuar con el contenido de plataformas de terceros (por ejemplo, plataforma de vídeo o botones de compartir).

Si el usuario tiene sesión iniciada en las redes sociales mientras navega por nuestra web, puede facilitar que alguno de los datos de su navegación queden registrados en esas redes sociales.

Además, algunas cookies pueden ser necesarias para compartir información de nuestra web en algunas de las redes sociales como LinkedIn, Twitter, Facebook, etc.

Si necesitas obtener más información, lee nuestra Política de Cookies.

Consejo farmacéutico en la interpretación del prospecto

Escrito por: David Sanchez
03/12/2018

“He leído el prospecto y tiene muchos efectos adversos, ¡ya no me lo tomo!”

Seguro que en más de una ocasión ha venido un paciente al mostrador con dudas como esta sobre lo que pone en el prospecto de su medicación y has pensado que ojalá no lo hubiera leído. Pero recuerda que el prospecto contiene una información que de manera obligatoria debe estar a disposición del paciente y que nuestro deber desde la farmacia es explicarle cómo interpretar el prospecto si le surgen dudas. Para ello, vamos a hacer un pequeño resumen sobre la información básica a explicar al paciente.

  • Mientras dure el tratamiento con el fármaco no desechar caja ni prospecto, ya que podría tener alguna duda sobre posología o normas de correcta administración.
  • Leer todo el prospecto atentamente antes de tomar el medicamento. Si es mucha información o tiene dificultades para entenderlo consultar al farmacéutico.
  • El cuerpo del prospecto contiene 6 premisas principales:
  • Composición: sustancias que componen el medicamento, nombre, cantidad y presentación. Entre estas sustancias se debe diferenciar entre principio activo y excipientes. Resulta muy útil para averiguar si tiene algún componente que no deba consumir.
  • Indicaciones: aquí figuran las situaciones en las que el uso del medicamento está indicado.
  • Posología: dosis o cantidad de medicamento que debe administrarse por toma o diariamente, especificado edad o peso.
  • Contraindicaciones: se especifican los casos en los que el medicamento no debe tomarse por enfermedades crónicas o alergias.
  • Precauciones: se indican los casos en los que, pudiéndose tomar el medicamento se debe extremar la vigilancia.
  • Efectos secundarios e interacciones: aquí se recogen las reacciones no deseadas en nuestro organismo. Se indican de mayor a menor frecuencia o porcentaje de personas que los manifiestan. En cuanto a las interacciones, aparecerán los grupos de fármacos que en su toma simultánea puedan aumentar o disminuir los efectos del medicamento que estamos usando.
  • Si alguna información del prospecto no ha quedado clara, ante la duda no tomar el medicamento hasta haber consultado en la farmacia o con el médico.
  • No conservar prospectos ni cajas antiguas de fármacos ya que pueden contener datos no actualizados (la información sanitaria puede haber sido modificada) y dar lugar a confusión o mal uso. Una vez finalizado el tratamiento con un determinado medicamento, se aconseja desechar las dosis sobrantes junto con la caja y el prospecto en el punto SIGRE de la farmacia.

 

Recomendaciones ante los errores más comunes relacionados con el prospecto

Una vez terminada la dispensación del medicamento debemos concienciar al paciente sobre el uso correcto del fármaco y recordarle que no debe guardar los medicamentos sobrantes de sus tratamientos. Para ello debemos advertir:

– No mezclar prospectos y envases de diferentes medicamentos ni de un mismo medicamento de diferentes laboratorios.

– No automedicarse tomando el medicamento con una finalidad distinta a la prescrita.

– No alarmarse por efectos secundarios que figuran en el prospecto tomando el fármaco con seguridad y confianza y sin suprimar ni alterar la pauta marcada. Si notas alguna alteración inusual consulta a tu médico o farmacéutico.

– No poner en duda la indicación del médico y farmacéutico por algo leído en el prospecto.

 

Por otro lado, si en alguna ocasión detectas una incoherencia entre la pauta marcada por el médico y las indicaciones del prospecto no dudes en contactar con él o con la AEMPS para verificar que el paciente va a realizar el tratamiento correcto.

 

Como conclusión, si tu paciente tiene dudas acerca del prospecto de su medicación acompáñale en su lectura aclarándole los conceptos que no entienda. Lo único que no podrás enseñarle, ya que aún no se ha conseguido descifrar, es cómo volver a doblar el prospecto como estaba al principio o abrir el envase por el lado que no aparezca el prospecto. 🙂

 

David Sánchez Martín,

Técnico en Farmacia en Farmacia Cruz de la Carolina.

Fecha de la última modificación11/12/2018

0 Comentarios

Regístrate para dejar tu comentario

Accede al Club