La información que contiene esta página web está dirigida exclusivamente al profesional con capacidad para prescribir o dispensar medicamentos, lo que requiere una formación necesaria para interpretarla correctamente. Si continúa navegando se asume que usted confirma que es un profesional sanitario.

Configuración de las Cookies

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento, para mantener tu sesión, personalizar los contenidos y para obtener estadísticas sobre el uso de la misma. Puedes ajustar tus preferencias de cookies (incluyendo su desactivación) o aceptarlas todas. Si necesitas saber más, lee nuestra Política de Cookies.

Cookies técnicas: Estas cookies son necesarias para que el sitio web funcione correctamente. ver más info

Son aquellas cookies que permiten la autenticación o el mantenimiento de la sesión del usuario registrado cuando navega por la página, las que se usan para mostrar videos, etc. No podemos apagarlas. Sin embargo, puedes configurar tu navegador para que bloquee o te avise acerca de estas cookies, pero algunas partes del sitio no funcionarán.

Cookies Analíticas:Utilizamos estas cookies para recopilar estadísticas anónimas sobre tu actividad en la Web y la actividad general de la Web. ver más info

La información recopilada nos permite optimizar la navegación a través de nuestra Web y brindarte el mejor servicio, es decir, el número de páginas visitadas, el idioma utilizado, la frecuencia de visitas, el tiempo de visitas o el navegador utilizado, entre otros.

Cookies de personalización: Estas cookies permiten que nuestro sitio web proporcione una funcionalidad y personalización mejoradas. Si no permites estas cookies, es posible que algunos de estos servicios no mejoren tu experiencia. ver más info

Queremos que tengas una gran experiencia en el Club de la Farmacia, enviarte y mostrarte los contenidos que realmente te interesan. Además, queremos que cualquier interacción que tengas con nosotros se personalice en función de tus intereses y preferencias, tus hábitos de navegación y comportamientos. Para hacerlo, necesitamos tu consentimiento para combinar datos de tu actividad, recopilados en la plataforma o recogidos de otras fuentes internas y externas, en canales digitales o fuera de ellos. Obtén más información sobre esto consultando nuestra Política de Privacidad.

Cookies de terceros. ver más info

Son aquéllas que permiten que los usuarios puedan interactuar con el contenido de plataformas de terceros (por ejemplo, plataforma de vídeo o botones de compartir).

Si el usuario tiene sesión iniciada en las redes sociales mientras navega por nuestra web, puede facilitar que alguno de los datos de su navegación queden registrados en esas redes sociales.

Además, algunas cookies pueden ser necesarias para compartir información de nuestra web en algunas de las redes sociales como LinkedIn, Twitter, Facebook, etc.

Si necesitas obtener más información, lee nuestra Política de Cookies.

Conservación de medicamentos y de productos de parafarmacia

Escrito por: David Sanchez
05/04/2018
Club de la Farmacia - Blog - Atención farmacéutica|Gestión

Como técnico de farmacia sé la importancia de ofrecer calidad en el medicamento o producto de parafarmacia que recomendamos al paciente. Es imprescindible conocer en qué estado de temperatura se encuentran los productos que dispensamos los cuales se conservan y custodian habitualmente en:

– Cajonera.

– Nevera.

– Estanterías cerradas o abiertas (almacén).

– Baldas de exposición y escaparates.

 

Ante una  ola de calor estamos más atentos a la temperatura de la nevera con el fin de  controlar la cadena de frio de los medicamentos termolábiles, pero ¿y del resto de medicamentos y productos?

¿Qué temperatura es capaz de soportar una crema de dermocosmética o un complemento vitamínico en la zona de exposición?

Comencemos a detallar por orden de menor a mayor control de temperatura y conservación:

1. Medicamentos de nevera: este grupo de medicamentos y/o productos que necesiten conservación en nevera, vendrán obligatoriamente con un icono en su cartonaje de este tipo o bien los especificará en su prospecto. La temperatura de conservación oscila entre los  +2° y +8°. Una vez dispensado el producto se aconsejará trasportar en bolsa isotérmica o bien advertir de la conservación de la cadena de frio según el fabricante hasta su uso.

2. Medicamentos a conservar por debajo de +25° ó +30°: esta escala de productos tiene una estabilidad superior debido a varios factores. Para ello, este grupo habrá tenido que demostrar a través del fabricante que puede soportar hasta los +30° con una conservación de las propiedades e incluso que es capaz de soportar hasta temperaturas de +40° en ocasiones puntuales en zonas ventiladas.

El envase de estos productos está preparado para un intercambio térmico óptimo en ocasiones en las que la temperatura del lugar de almacenaje sea superior a lo estipulado. Un ejemplo de ello son los probióticos.

3. Medicamentos a temperatura ambiente: este último grupo de medicamentos y otros productos de la farmacia tienen que estar conservados en áreas ventiladas, como estanterías o cajoneras, pero sus estudios de estabilidad frente a olas de calor les confieren un poder de conservación de hasta +40° de media durante 6 meses.

¿Qué debo hacer con los productos expuestos en escaparate o cerca de focos de calor (calefacción)? ¿Puedo ponerlos a la venta?

Aunque podamos creer que no es lo mismo un escaparate en mitad de Córdoba (cuyas temperaturas son superiores a +40° en una ola de calor) respecto a una farmacia de la Coruña, los niveles de radiación UVB  que vemos a través de este gráfico nos muestran que la media de radiación es muy semejante durante todo el año y muchos envases plásticos no bloquean el total de la radiación visible (la línea azul representa la media de 2005-2017).radiacion uvbPese a que muchos medicamentos están preparados con envases y conservantes que soportan X niveles de radiación solar por su opacidad, no podemos prometer que el envase expuesto en el escaparate cumpla con los estándares de calidad y estabilidad para la venta al cliente tras su exposición. Por este motivo, es aconsejable utilizar publicidad como envases publicitarios vacíos u otros métodos de merchandising.

¿Cómo sabemos si un producto y/o  medicamento  no se ha conservado correctamente?

a) Exterior: si el cartonaje presenta decoloración, deformación, rotura o dilatación. Evita su venta y habla con el comercial para su posible cambio, devolución o reciclaje.

El lema es “no dispenses a los clientes lo que no querrías que te dispensaran a ti”.

b) Interior: aunque hayáis cumplido con los estándares de conservación en la farmacia no podemos prometer al 100% que la forma farmacéutica no se haya estropeado durante alguno de los escalones desde la fabricación.

Una vez abierto el envase los sentidos son los que juzgan en primer lugar, “se ve, se huele, se toca” si, por ejemplo, una crema cosmética ha roto su emulsión o tiene moho por proliferación de hongos. El uso de los conservantes influye en gran parte en esta área.

Recuerda que cumplir con la correcta conservación de los productos y responder a las autoridades sanitarias ante cualquier defecto que pueda afectar a la salud del paciente es obligación de cada farmacia.

Deseo que todos estos consejos te hayan sido útiles y te animo a imprimirlos y compartirlos entre los miembros del equipo de tu farmacia.

Fuentes:

Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS). Información sobre el buen uso de los medicamentos en caso de ola de calor. Año 2016.

Agencia Estatal de Meteorología (AEMet). Atlas de radiación solar en España.

Instituto Tecnológico del Plástico (AIMPLAS). Propiedades ópticas de los materiales plásticos.

Ensinger. Resistencia a la radiación.

David Sánchez Martín,

Técnico en Farmacia en Farmacia Cruz de la Carolina

Fecha de la última modificación10/01/2019

0 Comentarios

Regístrate para dejar tu comentario

Accede al Club