Configuración de las Cookies

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento, para mantener tu sesión, personalizar los contenidos y para obtener estadísticas sobre el uso de la misma. Puedes ajustar tus preferencias de cookies (incluyendo su desactivación) o aceptarlas todas. Si necesitas saber más, lee nuestra Política de Cookies.

Cookies técnicas: Estas cookies son necesarias para que el sitio web funcione correctamente. ver más info

Son aquellas cookies que permiten la autenticación o el mantenimiento de la sesión del usuario registrado cuando navega por la página, las que se usan para mostrar videos, etc. No podemos apagarlas. Sin embargo, puedes configurar tu navegador para que bloquee o te avise acerca de estas cookies, pero algunas partes del sitio no funcionarán.

Cookies Analíticas:Utilizamos estas cookies para recopilar estadísticas anónimas sobre tu actividad en la Web y la actividad general de la Web. ver más info

La información recopilada nos permite optimizar la navegación a través de nuestra Web y brindarte el mejor servicio, es decir, el número de páginas visitadas, el idioma utilizado, la frecuencia de visitas, el tiempo de visitas o el navegador utilizado, entre otros.

Cookies de personalización: Estas cookies permiten que nuestro sitio web proporcione una funcionalidad y personalización mejoradas. Si no permites estas cookies, es posible que algunos de estos servicios no mejoren tu experiencia. ver más info

Queremos que tengas una gran experiencia en el Club de la Farmacia, enviarte y mostrarte los contenidos que realmente te interesan. Además, queremos que cualquier interacción que tengas con nosotros se personalice en función de tus intereses y preferencias, tus hábitos de navegación y comportamientos. Para hacerlo, necesitamos tu consentimiento para combinar datos de tu actividad, recopilados en la plataforma o recogidos de otras fuentes internas y externas, en canales digitales o fuera de ellos. Obtén más información sobre esto consultando nuestra Política de Privacidad.

Cookies de terceros. ver más info

Son aquéllas que permiten que los usuarios puedan interactuar con el contenido de plataformas de terceros (por ejemplo, plataforma de vídeo o botones de compartir).

Si el usuario tiene sesión iniciada en las redes sociales mientras navega por nuestra web, puede facilitar que alguno de los datos de su navegación queden registrados en esas redes sociales.

Además, algunas cookies pueden ser necesarias para compartir información de nuestra web en algunas de las redes sociales como LinkedIn, Twitter, Facebook, etc.

Si necesitas obtener más información, lee nuestra Política de Cookies.

36+
3412

El peligroso reto de las Nuevas Sustancias Psicoactivas

Escrito por: ANTONIO BUSTO
16/07/2018
Club de la Farmacia - Blog - Atención farmacéutica

La identificación de Nuevas Sustancias Psicoactivas en el mercado de las drogas en Europa no ha parado de crecer, aunque se ha frenado su velocidad de aparición durante el periodo 2014 – 2017, que era de una nueva aparición a la semana hasta entonces. A finales del año 2017, más de 670 nuevas sustancias eran sometidas a vigilancia por parte del Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías (EMCDDA).

NUEVAS SUSTANCIAS PSICOACTIVAS

Las NSP, que eran conocidas con terminologías confusas por englobar sustancias de estructuras, mecanismos de acción, efectos y situación legal muy diferentes (drogas de diseño, euforizantes legales, sales de baño, productos químicos de investigación, club drugs, drogas utilizadas en reuniones, fiestas o encuentros particulares, hierbas euforizantes y reactivos de laboratorio), pasaron a ser sustituidas por el término único drogas emergentes.

Podemos clasificarlas en seis grandes grupos: fenetilaminas, triptaminas, piperazinas, catinonas, cannabinoides sintéticos y otras sustancias. Los efectos varían según la sustancia y sus puntos de interacción, pero son fundamentalmente de tipo psicoestimulante, entactógeno, alucinógeno y sedante. Lo que hoy resulta realmente novedoso son, su nuevo uso indebido, su difusión, divulgación y adquisición a través de Internet y redes sociales y, sobre todo, la velocidad a la que sus formulaciones químicas sufren modificaciones al objeto de, manteniendo las propiedades psicoactivas, eludir la ilegalidad.

No son ilegales por no estar controladas en las listas oficiales de estupefacientes y psicótropos, no estar prescritas por ley ni conforme a ella pero tampoco estar en su contra. Esto dificulta su incautación, persecución y fiscalización ya que, después de todo, nos encontramos en un espacio único y si consiguen entrar en un país de la UE ya pueden circular libremente en tanto no sean ilegalizadas. Esto requiere su localización y notificación como sustancia susceptible de ser un problema para la salud publica, un informe de ida y vuelta de forma que un comité científico evalúe el riesgo que supone y la toma de medidas de forma individual para cada nueva sustancia fiscalizada.

Las NPS se producen sin las más mínimas condiciones de salubridad y se han llegado a encontrar laboratorios clandestinos en el medio de una selva o en la cocina de una casa, empleado mezclas con otras sustancias desconocidas que se fabrican y se someten a continuos cambios de estructura con el fin de eludir la ilegalización. Sencillas modificaciones como  la incorporación de un oxigeno con un doble enlace, transforma varios derivados anfetamínicos ilegales en sustancias con iguales efectos, pero `no ilegales´ (éxtasis en methylona; MDEA en ethylona y MBDB en buthylona).

Las nuevas tecnologías sirven como vehículo y el mercado principal está en la web, pero también se comercializan abiertamente en tiendas físicas especializadas (grow shops). En la internet superficial, a menudo como «euforizantes legales» y en la internet oscura y en el mercado ilegal, donde los intercambios de información y los interlocutores no son seguros, unas veces con su nombre y otras falsamente como drogas ilegales (heroína, cocaína y éxtasis) o benzodiacepinas. Lo que se vende es «otra cosa» (sales de baño, mezclas de hierbas y productos químicos de investigación con la leyenda e identificación: «no aptos para el consumo humano»).  Aceptan pago con tarjeta y tienen carrito de la compra como cualquier sitio, con llamadas llamativas y un cuidado diseño.

El peligro principal para la salud pública viene dado por los patrones de consumo actuales. Normalmente hablamos de gente muy joven que recibe la información sesgada e incompleta, y que practica el «bindge drinking» atracones de alcohol y policonsumo de sustancias buscando el «alcohol like», «cocaína o heroína like». Esto supone su exposición, no sólo a las consecuencias directas de su consumo, sino a las derivadas del consumo involuntario de otras con fines delictivos (casos de sumisión química, incluido el asalto sexual facilitado por drogas) lo que suma el riesgo de contraer ETS que están repuntando (VIH y hepatitis) también por hábitos como compartir jeringuillas.

El consumo también puede ser experimental (psiconautas habituales buscando  nuevas experiencias de consumo y sensaciones) y sustitutivo (sin acceso a las drogas habituales por fluctuaciones en el precio de mercado se buscan sustancias de efectos parecidos, más baratas, fáciles de conseguir y no ilegalizadas).

El problema más grave se presenta a la hora de abordar un tratamiento y poder auxiliar en urgencias al intoxicado, pues no suele encontrarse en condiciones de colaborar o no sabe lo que se administró, y si el uso es delictivo en la víctima, ni siquiera lo que se está buscando. En el 63% de los casos de asalto sexual facilitado por drogas, no se encuentra rastro de las drogas empleadas (suele tratarse de drogas que desaparecen rápidamente del organismo y no se detectan), pero sí se encuentra semen en el cuerpo de la víctima. El reto en estos casos es una doble actuación, pericial y forense, al tiempo que se activan los protocolos necesarios para la prevención de ETS.

 

Un mercado complejo

La puesta en marcha del Sistema de Alerta Temprana-SAT que engloba a los puntos focales de cada Estado Miembro de la UE más Noruega y los puntos focales de los países candidatos de la UE (que forman la red REITOX) y por otro lado, la coordinación y liderazgo del observatorio europeo con las oficinas de EUROPOL de cada Estado y las Agencias Nacionales del Medicamento que integran la Agencia Europea, ha supuesto un avance espectacular en la lucha contra la aparición de estas drogas, un intercambio de información sobre las NSP y de evaluación de riesgos con el fin de que las medidas de control puedan aplicarse también a estas e ilegalizarse con mayor rapidez.

Entre las incautaciones principales destaca el predominio de las catinonas y cannabinoides sintéticos. Pero que sean sustancias que no son objeto de control, que haya tipos tan dispares como éstas, estimulantes y/o benzodiacepinas, que en la mayoría de los casos se comercializan como alternativas de drogas ilegales y que en múltiples ocasiones se destinan a grupos pequeños que desean probarlos por sus posibles efectos novedosos, también complica y ayuda a esquivar los intentos por controlar un mercado ya complejo de por sí.

Las medidas que China ha adoptado para controlar sus fronteras, han sido muy importantes para la reducción del número de NSP, pues muchas provienen de empresas radicadas allí y que se envían a Europa donde se transforman en productos que se envasan y se venden. Otras muchas se obtienen de medicamentos desviados de las cadenas de oferta legítima y, o bien son de procedencia ilegal, o se fabrican en laboratorios clandestinos europeos o sudamericanos. La detección de laboratorios ilegales, el análisis de descarga de residuos de drogas sintéticas y las incautaciones de precursores, indican un aumento de este tipo de producción.

Casi el 70% de las NSP detectadas por el sistema de alerta temprana se ha producido en los últimos cinco años (51 de ellas por primera vez en 2017). Se trata de una cifra inferior a la de cualquiera de los cinco años anteriores y representa un descenso con respecto a los niveles alcanzados en 2014 y 2015 de aproximadamente 100 nuevas identificaciones al año.

 

Cannabinoides sintéticos

Los cannabinoides sintéticos representan el mayor grupo de sustancias nuevas vigiladas por el EMCDDA y su naturaleza química es cada vez más variada (desde 2008 se han detectado 179, de ellos 10 notificados en 2017).

Fueron las NSP aprehendidas con mayor frecuencia, un aumento de casi 10.000 incautaciones con respecto al año anterior, casi la mitad del número de incautaciones de NSP notificadas. Los cinco cannabinoides sintéticos más incautados fueron: MDMB-CHMICA, AB-CHMINACA, UR-144, 5F-AKB48 y AMB-FUBINACA.

 

Catinonas sintéticas

Están relacionadas químicamente con la catinona, un estimulante natural procedente de la planta llamada `khat´ (Catha edulis). Sus efectos son parecidos a los de drogas estimulantes ilegales como la anfetamina, cocaína y MDMA. Constituyen el segundo mayor grupo de NSP vigiladas por el EMCDDA y se han detectado 130 (12 por primera vez en 2017).

 

Opioides sintéticos

Se han detectado 38 nuevos opioides en el mercado europeo desde 2009 (13 por primera vez en 2017). Destacan 28 notificaciones de nuevos derivados del fentanilo (10 por primera vez en 2017). Desempeñan un papel de escasa relevancia en el mercado de drogas europeo, pero son sustancias muy potentes y sus efectos ya plantean una amenaza grave para la salud pública e individual. En EEUU que han puesto en jaque a sus autoridades en una ‘epidemia de opioides’ cuya mortalidad empieza a ser comparable a alguna de las epidemias infecciosas de más infausto recuerdo.

 

 

Antonio Busto Cuiñas

Farmacéutico y Toxicólogo Forense

 

 

Fuentes: Informes EMCDAA 2018 y UNODOC, Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas y ADES

Fecha de la última modificación17/01/2019

0 Comentarios

Regístrate para dejar tu comentario

Accede al Club