La información que contiene esta página web está dirigida exclusivamente al profesional con capacidad para prescribir o dispensar medicamentos, lo que requiere una formación necesaria para interpretarla correctamente. Si continúa navegando se asume que usted confirma que es un profesional sanitario.

Configuración de las Cookies

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento, para mantener tu sesión, personalizar los contenidos y para obtener estadísticas sobre el uso de la misma. Puedes ajustar tus preferencias de cookies (incluyendo su desactivación) o aceptarlas todas. Si necesitas saber más, lee nuestra Política de Cookies.

Cookies técnicas: Estas cookies son necesarias para que el sitio web funcione correctamente. ver más info

Son aquellas cookies que permiten la autenticación o el mantenimiento de la sesión del usuario registrado cuando navega por la página, las que se usan para mostrar videos, etc. No podemos apagarlas. Sin embargo, puedes configurar tu navegador para que bloquee o te avise acerca de estas cookies, pero algunas partes del sitio no funcionarán.

Cookies Analíticas:Utilizamos estas cookies para recopilar estadísticas anónimas sobre tu actividad en la Web y la actividad general de la Web. ver más info

La información recopilada nos permite optimizar la navegación a través de nuestra Web y brindarte el mejor servicio, es decir, el número de páginas visitadas, el idioma utilizado, la frecuencia de visitas, el tiempo de visitas o el navegador utilizado, entre otros.

Cookies de personalización: Estas cookies permiten que nuestro sitio web proporcione una funcionalidad y personalización mejoradas. Si no permites estas cookies, es posible que algunos de estos servicios no mejoren tu experiencia. ver más info

Queremos que tengas una gran experiencia en el Club de la Farmacia, enviarte y mostrarte los contenidos que realmente te interesan. Además, queremos que cualquier interacción que tengas con nosotros se personalice en función de tus intereses y preferencias, tus hábitos de navegación y comportamientos. Para hacerlo, necesitamos tu consentimiento para combinar datos de tu actividad, recopilados en la plataforma o recogidos de otras fuentes internas y externas, en canales digitales o fuera de ellos. Obtén más información sobre esto consultando nuestra Política de Privacidad.

Cookies de terceros. ver más info

Son aquéllas que permiten que los usuarios puedan interactuar con el contenido de plataformas de terceros (por ejemplo, plataforma de vídeo o botones de compartir).

Si el usuario tiene sesión iniciada en las redes sociales mientras navega por nuestra web, puede facilitar que alguno de los datos de su navegación queden registrados en esas redes sociales.

Además, algunas cookies pueden ser necesarias para compartir información de nuestra web en algunas de las redes sociales como LinkedIn, Twitter, Facebook, etc.

Si necesitas obtener más información, lee nuestra Política de Cookies.

5+
1356

Consejo farmacéutico contra la queratosis actínica durante todo el año

Escrito por: Redacción Club de la Farmacia
07/12/2017

Como bien sabes, la queratosis actínica es una enfermedad crónica de la piel relacionada con la exposición prolongada a la radiación solar y a los efectos acumulativos que ésta genera sobre la epidermis. Pese a que en otoño / invierno los días tienen un menor número de horas de sol y que este nos llega con menor intensidad, los efectos acumulativos de su radiación ultravioleta no dejan de afectar a nuestra piel.

Por ello, el farmacéutico tiene un papel muy importante en remarcar a los usuarios de la farmacia la necesidad del uso de fotoprotector solar durante todo el año en las zonas que quedan expuestas al sol para la prevención de este tipo de lesiones. También, ante la consulta del paciente, deberá ser capaz de identificar las lesiones que puedan ser debidas a la queratosis actínica y derivarlo al dermatólogo para su diagnóstico y tratamiento.

Consejo farmacéutico para la prevención de queratosis actínica

Pese a que los casos de la queratosis actínica aparecen principalmente en personas mayores de 50 años, debido a que aparecen por un efecto acumulativo de la radiación solar a lo largo de la vida, es importante que desde la farmacia recordemos el uso de protección solar durante todo el año. Presta especial atención a:

– La exposición crónica al sol: Ya sea por su trabajo o la práctica de deporte al aire libre de manera regular. Recuerda al usuario de tu farmacia que debe aplicarse el protector solar media hora antes de la exposición y reponerlo cada dos horas.

– El color de la piel: Los fototipos I y II (piel clara, cabello pelirrojo o rubio, ojos claros) son más sensibles a la radiación solar por lo que ante estos fototipos debemos hacer más hincapié en la importancia de la fotoprotección. Aún así, no está de más recordar el uso de protector solar en pacientes de piel más oscura, ya que a menudo piensan que debido al color de su piel no lo necesitan.

– La medicación de los pacientes: Siempre que algún paciente recoja un medicamento fotosensibilizante, explícale que su medicación hace que su piel sea más sensible a la radiación solar y aconséjale el uso de fotoprotección de un factor muy alto incluso en días nublados.

¿Cómo detectar una lesión de queratosis actínica?

Debido a la proximidad y al vínculo de confianza que tienen los pacientes con los farmacéuticos, la farmacia suele ser el primer lugar al que acuden cuando detectan una o varias costras en su cabeza o cara que no consiguen que se marchen. Ante este tipo de consultas, es necesario saber identificar las lesiones que pueden estar causadas por la queratosis actínica para recomendar al paciente que visite a su dermatólogo lo antes posible.

Como ya te hemos comentado, estas lesiones aparecen en las zonas más expuestas al sol a lo largo de la vida que son: cara, frente, cuero cabelludo, orejas, cuello, escote, brazos, dorso de la mano y labio superior. Puede aparecer una única lesión o varias lesiones agrupadas y su tamaño va desde unos pocos milímetros hasta 2 centímetros de diámetro.

En función del grado de evolución, las queratosis actínicas se clasifican en 3 grados en los que las lesiones presentan las siguientes características:

– Grado I: Mácula rosada plana sin signos de hiperqueratosis con un ligero enrojjecimiento y descamación. Resulta más fácil de palpar que de ver.

– Grado II: Pápulas de color rosado o rojizo y placas eritematosas con superficie hiperqueratósica. La descamación es más pronunciada y hay una ligera formación de costras. Las lesiones se ven y palpan con facilidad.

– Grado III: Pápulas hiperqueratósicas, ásperas, no infiltradas, sobre base eritematosa. La placa puede estar endurecida y tener un color marrón o ser una placa hiperqueratósica amarillenta. Las lesiones son muy gruesas y claramente visibles.

Consejo farmacéutico tras el diagnóstico de queratosis actínica

Una vez el dermatólogo ha diagnosticado una o varias lesiones de querarotosis actínica al paciente, el farmacéutico se convierte en su compañero de viaje para su tratamiento. Así pues, deberemos estar a su lado, resolviendo sus dudas y recordándole la importancia de seguir el tratamiento prescrito de manera correcta para evitar que aumente la gravedad de la lesión.

Si quieres más información, consulta esta entrada de nuestro blog en la que Gema Herrerías, en base a un estudio realizado, detalla los puntos de mejora en la adherencia al tratamiento en queratosis actínica.

 

Para finalizar, a modo de resumen, te invitamos a descargar esta infografía elaborada por el Club de la Farmacia que recoge de manera muy visual los puntos más destacados de este artículo.

Fecha de la última modificación29/01/2019

0 Comentarios

Regístrate para dejar tu comentario

Accede al Club