La información que contiene esta página web está dirigida exclusivamente al profesional con capacidad para prescribir o dispensar medicamentos, lo que requiere una formación necesaria para interpretarla correctamente. Si continúa navegando se asume que usted confirma que es un profesional sanitario.

Configuración de las Cookies

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento, para mantener tu sesión, personalizar los contenidos y para obtener estadísticas sobre el uso de la misma. Puedes ajustar tus preferencias de cookies (incluyendo su desactivación) o aceptarlas todas. Si necesitas saber más, lee nuestra Política de Cookies.

Cookies técnicas: Estas cookies son necesarias para que el sitio web funcione correctamente. ver más info

Son aquellas cookies que permiten la autenticación o el mantenimiento de la sesión del usuario registrado cuando navega por la página, las que se usan para mostrar videos, etc. No podemos apagarlas. Sin embargo, puedes configurar tu navegador para que bloquee o te avise acerca de estas cookies, pero algunas partes del sitio no funcionarán.

Cookies Analíticas:Utilizamos estas cookies para recopilar estadísticas anónimas sobre tu actividad en la Web y la actividad general de la Web. ver más info

La información recopilada nos permite optimizar la navegación a través de nuestra Web y brindarte el mejor servicio, es decir, el número de páginas visitadas, el idioma utilizado, la frecuencia de visitas, el tiempo de visitas o el navegador utilizado, entre otros.

Cookies de personalización: Estas cookies permiten que nuestro sitio web proporcione una funcionalidad y personalización mejoradas. Si no permites estas cookies, es posible que algunos de estos servicios no mejoren tu experiencia. ver más info

Queremos que tengas una gran experiencia en el Club de la Farmacia, enviarte y mostrarte los contenidos que realmente te interesan. Además, queremos que cualquier interacción que tengas con nosotros se personalice en función de tus intereses y preferencias, tus hábitos de navegación y comportamientos. Para hacerlo, necesitamos tu consentimiento para combinar datos de tu actividad, recopilados en la plataforma o recogidos de otras fuentes internas y externas, en canales digitales o fuera de ellos. Obtén más información sobre esto consultando nuestra Política de Privacidad.

Cookies de terceros. ver más info

Son aquéllas que permiten que los usuarios puedan interactuar con el contenido de plataformas de terceros (por ejemplo, plataforma de vídeo o botones de compartir).

Si el usuario tiene sesión iniciada en las redes sociales mientras navega por nuestra web, puede facilitar que alguno de los datos de su navegación queden registrados en esas redes sociales.

Además, algunas cookies pueden ser necesarias para compartir información de nuestra web en algunas de las redes sociales como LinkedIn, Twitter, Facebook, etc.

Si necesitas obtener más información, lee nuestra Política de Cookies.

Cómo prevenir las intoxicaciones por medicamentos desde la farmacia

Escrito por: ANTONIO BUSTO
24/06/2019

Podríamos definir el medicamento como cualquier sustancia o composición de varios fármacos integrados en una misma forma farmacéutica, caracterizado por poseer propiedades curativas, para el tratamiento, o preventivas frente a cualquier patología, enfermedades humanas o de animales, sometida a las leyes y reglamentos sanitarios en cada país. Pero, como otras muchas sustancias, pueden tener efectos patológicos o tóxicos. Pueden darse:

  • Intoxicaciones por sobredosificación.
  • Intoxicaciones por sensibilidad individual.
  • Intoxicaciones por asociaciones con otros fármacos.

 

Razones de las intoxicaciones por medicamentos

Como profesionales sanitarios, los farmacéuticos debemos ser conscientes del problema de salud que suponen las intoxicaciones por medicamentos. Un problema de la mayor transcendencia por su elevada frecuencia de aparición y por las consecuencias que tienen sus cuadros clínicos. Las razones:

  1. El gran número de preparados farmacéuticos que se incrementan año tras año y que se unen a los ya existentes.
  2. La facilidad con la que se pueden conseguir algunos medicamentos.
  3. El desconocimiento de las acciones del medicamento y su toxicidad, de especial importancia al inicio de los tratamientos.
  4. Modas y hábitos que generalizan el uso de determinados medicamentos, de determinados fármacos en momentos puntuales.

La eficacia y seguridad de los tratamientos actuales contribuyen a que vivamos más y mejor, pero el envejecimiento paulatino de la población también conlleva el uso de más medicamentos a edades en las que el metabolismo de fármacos se ve enlentecido y aumenta el riesgo de aparición de interacciones por el uso de varios medicamentos para distintas patologías a la vez.

A pesar de la obligatoriedad de la adquisición con receta médica y de la normativa vigente para muchos de ellos, también existen fármacos que no la requieren pero que derivan en consecuencias negativas por el mal uso y abuso de fármacos. Como explicábamos en el post Medicamentos de abuso. ¿Cómo actuar en el mostrador de la farmacia?, estas consecuencias aparecen a veces a dosis terapéuticas o de forma accidental debido al estrecho margen terapéutico de algunos y/o a la falta de conocimiento o adecuada información del paciente al inicio del tratamiento.

 

El papel del farmacéutico ante las intoxicaciones por medicamentos

El farmacéutico tiene un papel único y fundamental en la mejora de la adherencia a los tratamientos de los pacientes, evitando las intoxicaciones accidentales, anticipando y evitando errores y la siempre irresponsable automedicación.

Somos los profesionales sanitarios con mayor accesibilidad a la población general, garantizamos la continuidad asistencial con el paciente en el centro de todas las decisiones y conocemos en profundidad lo que ocurre en el organismo con el fármaco y lo que le pasa al organismo a causa de este, la forma farmacéutica más adecuada y todas las cuestiones relativas a la liberación, absorción, distribución, metabolismo y eliminación de los principios activos.

También jugamos un papel cada vez más importante en el seguimiento del tratamiento desde la dispensación, profundizamos con el paciente en las razones de su indicación individual por parte del médico. La atención farmacéutica mejora el cumplimiento terapéutico, pero también mejora la farmacovigilancia porque nos permite alertar eficientemente y mejorar la comunicación de posibles reacciones adversas.

 

Datos sobre las intoxicaciones por medicamentos

Las intoxicaciones medicamentosas más graves son producidas por antidepresivos tricíclicos, antihistamínicos (indicados en procesos alérgicos), ácido acetilsalicílico y derivados, paracetamol y derivados de la pirazolona, benzodiacepinas (en estados de ansiedad, depresión, alteraciones nerviosas, etc.), y otros como simpaticomiméticos (indicados para muchas patologías distintas), antipsicóticos, antiepilépticos e hipnóticos.

En lo que a franja de edad se refiere, las intoxicaciones por medicamentos son más frecuentes en adolescentes menores de 15 años y en edad pediátrica, especialmente en niños de entre 2 y 3 años.

Teniendo en cuenta la trascendencia social, clínica y la frecuencia de las intoxicaciones, cabe destacar los medicamentos que actúan a nivel del SNC en intoxicaciones voluntarias en adultos (ansiolíticos benzodiacepínicos y antidepresivos IMAO y tricíclicos) y en intoxicaciones infantiles (analgésicos y antitérmicos). También en menor medida aparecen medicamentos en clínica del aparato respiratorio (mucolíticos, antitusivos y antiasmáticos…), terapia antiinfecciosa sistémica y pacientes polimedicados (de forma voluntaria o de origen iatrogénico por tratamientos múltiples).

 

Causas de las intoxicaciones por medicamentos más frecuentes

Los motivos más comunes que llevan a una intoxicación por medicamentos son los siguientes:

1. Accidentales (las más frecuentes)

1.1) Accidentes medicamentosos puros: Aun siendo correctas la indicación, la dosis y la vía de administración.

1.2) Accidentes por automedicación: Por desconocimiento de sus efectos secundarios y por acciones al ser administrados con otras simultáneamente.

1.3) Errores en la administración con origen en el médico, debidas al farmacéutico, al familiar, al cuidador o al propio enfermo.

1.4) Incompatibilidades terapéuticas específicas, incluidas o no en los puntos 1.2 y 13.

1.5) Intoxicaciones accidentales en niños y adolescentes: Tres ejemplos característicos:

  1. a) Ingesta accidental en niños que comienzan a explorar su entorno y tienen acceso a su medicación o a la utilizada por sus familiares. También se ven favorecidas por la atractiva presentación de algunos medicamentos y el sabor agradable de muchas presentaciones. Las más frecuentes suelen darse por salicilatos y antidepresivos.
  2. b) Las intoxicaciones en el curso de un tratamiento derivadas del desconocimiento de la clínica farmacológica en el niño (kernicterus por sulfamidas, síndrome del niño gris por cloranfenicol e intoxicaciones por teofilina).
  3. c) Intoxicaciones por errores o dificultad en la dosificación.

1.6) Intoxicaciones por automatismos: El paciente se olvida que ya tomó la dosis y la repite. Es muy típica de fármacos ansiolíticos e hipnóticos.

 

2. No accidentales

2.1) Intento suicida o envenenamiento voluntario con medicamentos son más frecuentes en la adolescencia y entre las mujeres (salicilatos, paracetamol, benzodiazepinas y barbitúricos).

2.2) Homicidas: no es frecuente que se utilicen medicamentos con intencionalidad de muerte por la dificultad de que se administren a dosis letal sin que el paciente se de cuenta. Destaca el uso homicida de insulinas por parte de profesionales sanitarios y han aparecido algunos casos en los últimos años.  Sí es más común el uso para disminuir la resistencia de la víctima a la hora de cometer otro delito como pueden ser aquellos con intencionalidad sexual o los robos.

 

El síndrome tóxico por medicamentos o drogas de abuso

La aparición de una serie de signos y síntomas juntos, por la incidencia de medicamentos y/o drogas de abuso, es una forma de síndrome tóxico (concebido en 1970 por Mofenson y Greensher) y puede clasificarse en los siguientes:

  • Síndrome anticolinérgico: Típico de antihistaminicos, antiparkinsonianos, antidepresivos y antipsicóticos.
  • Síndrome colinérgico: Provocado por setas, insecticidas carbámicos y organofosforados, nicotina.
  • Síndrome simpaticomimético: Anfetaminas, cocaína, LSD, cafeína, IMAOs.
  • Síndrome opiáceo o narcótico: Heroína , morfina, fentanilo o propoxifeno.
  • Síndrome hipnótico sedante: GABA, barbitúricos, benzodiacepinas, hidrato de cloral.
  • Síndrome hipermetabólico: Salicilatos y herbicidas con pentaclorofenol.
  • Síndrome serotoninérgico: Por combinación o interacciones medicamentosas: anfetaminas, dextrometorfano, IMAO+IRSS, IRSS+ L-triptófano.

 

Consejos al paciente para prevenir las intoxicaciones por medicamentos

  • Los medicamentos los prescribe el médico de forma individual para cada paciente y para una patología determinada, a la dosis adecuada son seguros y eficaces, pero no son inocuos y a dosis no terapéuticas son potencialmente peligrosos. Nos debemos asegurar que la posología es correcta y que el paciente lo comprende, especialmente al inicio de los tratamientos.
  • La similitud de síntomas con patologías anteriores no es indicativa de la necesidad de tomar el mismo medicamento y se debe aconsejar siempre volver a la farmacia en caso de duda, seguir las indicaciones, y aceptar la derivación al médico en caso necesario.
  • No incidir en el agradable sabor, ni en el llamativo color, para convencer a un niño a la hora de tomar un medicamento cuando lo necesite. Los medicamentos no son golosinas y debe tomarlos solo cuando se los han indicado.
  • Evitar guardar y acumular muchos medicamentos en casa si no se necesitan y revisar periódicamente el botiquín para desechar los medicamentos caducados. Ambos se depositan en el punto SIGRE de la farmacia.
  • Mantener los medicamentos en sus envases de origen y lejos del alcance de los niños, respetando las condiciones de conservación, y tratar de llevar un registro de las tomas.
  • Guardar el envase del medicamento una vez se tome la dosis correspondiente al día de que se trate.
  • Tener en cuenta que los envases de difícil apertura no son imposibles de abrir ni siquiera para los niños.
  • Partir siempre de la base que todos los productos químicos son sustancias que pueden resultar tóxicas. En el caso de los medicamentos extremar las precauciones, tanto si se trata de medicamentos con receta como de aquellos que no la requieren.
  • Tener siempre localizado el número del Instituto Nacional de Toxicología: 915620420 y el de la Central de Coordinación de Emergencias: 112.

 

Antonio Busto Cuíñas

Farmacéutico y Toxicólogo Forense

Número de colegiado: 2952. Colegio Oficial de Farmacéuticos de A Coruña

 

Fuentes:

Gisbert E, Villanueva. Medicina Legal y Toxicología. 7º Edición, 2018.

Paris E, Ríos JC. Intoxicaciones. Epidemiología, clínica y tratamiento. Universidad Católoca de Chile, 2004.

Vicedo M. Estudio descriptivo de las intoxicaciones por medicamentos (2013-2014). Revista El Farmacéutico. Mayo 2017. Disponible en el enlace.

Cabrera y Domínguez. Toxicología Urgencias. Handbook. Editorial Marban, 2017.

Imagen: Unsplash.com

Fecha de la última modificación27/06/2019

0 Comentarios

Regístrate para dejar tu comentario

Accede al Club